Sunday, December 29, 2013

La unidad es construcción permanente

   Para todos los que hacen de la política una actividad lucrativa, cada día menos interesante y hasta desagradable, va dirigido este llamado. A ese grupo de diversas personas con distintas ópticas y modos de ver la lucha política, y que dentro del perfil democrático hacen esfuerzos y enfrentan a un régimen con ideales comunistas y totalitarios, les decimos que las cosas no están saliendo bien. Pero lo que más preocupa es que no están respondiendo de la manera adecuada; sobre todo no aceptan las críticas, cuando la crítica es la base de la democracia pues sin ella no hay crecimiento. Así qué debería suceder un cambio, una innovación en la cual las mayorías sientan que tienen un camino que les asegura participar en la construcción de mejores oportunidades.
    La unidad no debe ser un simple slogan. La unidad debe practicar principios democráticos como respeto, tolerancia, inclusión, pluralidad y participación. La gente en las paradas de autobuses, en las panaderías y supermercados comentan "a grandes rasgos" que la unidad no es tal, que hay intereses procurando prevalecer e imponerse sobre adversarios, que en la unidad hay luchas que no se pueden ocultar y que sienten fracturas por más que intenten ocultarlas. Se ve desde muy lejos, que pareciera no importar mucho a quienes integran la Mesa de la Unidad, lo que esta sucediendo afuera, en las bases. En esencia, la unidad debería mostrar amplitud, ya que de esta manera se generaría mayor participación y propuestas de solución más audaces y eficientes. Esto es, la verdad esta en la suma de voluntades, criterios y participación, no en poder de una persona o de un grupo político determinado. 
   Cuando distintas ópticas se ponen de acuerdo es viable lograr consensos sobre un fin común: transformar a Venezuela en un país de grandes logros. Un país del primer mundo. Ese debería ser el fin supremo. Pero cuando se intenta imponer un criterio, las posibilidades de éxito se anulan por inercia. Entonces, no es aconsejable imponer ideas, pues estas suelen ser superadas continuamente. Necesario es dialogar, dejar a un lado los intereses pues Venezuela como país vale más que todos los partidos y actores políticos juntos. No es una ofensa, es simplemente la realidad.
   Entonces, mi llamado apunta a que dejen a un lado las ofensas, el miedo a abrir las compuertas del claustro a distintos factores de la sociedad es imperioso. Muestren amplitud permitiendo a los gremios, las organizaciones no gubernamentales, las universidades, los empresarios, los sindicatos y las asociaciones a presentar proyectos y planes. Déjenlo  participar con su representantes. Si abren espacios, habría una amplia gama de propuestas válidas. Recuerden que esta lucha es asimétrica. No tenemos el poder político, militar, económico o judicial que el régimen dispensa, pero tenemos verdades inocultables que están a la vista. Vamos a utilizarlas con audacia. Conformarse con lo hecho es anunciar la derrota. Es necesario promover la cultura de la construcción permanente, que es revisar, evaluar, corregir e innovar. Venezuela tiene grandes posibilidades de triunfar. Vamos a empujar todos en la misma dirección. Vamos a vencer el presente para triunfar en el futuro
.
Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible

Dr. Luis Beltrán Campos 
Andragogo

Sunday, December 15, 2013

Ausencia de ciudadanía, sinónimo de engaño

   Por lo general, los políticos desacreditan a quienes los critican con toda razón. Claro, en el fondo le tienen recelo y miedo pues saben que ello es cierto en la mayoría de los casos. Por esta razón suelo ver la política o "el hacer político" como un acto decadente y débil por la escasez de práctica de valores éticos de los propios actores políticos. No obstante, lo que más preocupa de este "hacer político" es la tácita manía o costumbre de engañar y manipular. Los políticos no conciben hacer política sin manipular. Esto se ha convertido en una especie de regla básica para subsistir. De manera que, quien no lo haga está condenado a desaparecer del ruedo político. Ciertamente es una pena y una vergüenza que la manipulación sea la base del hacer político del siglo XXI.
   Por otro lado, es triste que a esta altura del desarrollo humano, todavía nos encontremos con personas que permiten el engaño y luego, por inercia, la manipulación, que son dos efectos enlazados uno al otro. En otras palabras, uno facilita al otro. Pero no todo se queda ahí. Lo más desagradable es que es fácil engañar a la gente iletrada o a las que carecen de ciudadanía, porque usted puede disponer de grados de intelectualidad, condición social o económica de reconocido prestigio y pertenecer a una creencia teológica bien definida y también carecer de ciudadanía. Esto se explica en que la mayoría de las personas no saben lo que es comunismo, pero tampoco saben lo que es la democracia, por tanto, no la valoran, la protegen, la cuidan y la construyen. Como resultado la descuidan hasta el grado de permitir que la agredan y destruyan, como ocurre en Venezuela. Pero lo peor aún, es que no advierten que han sido engañados, y lo que es más triste, que será muy difícil convencerlos de que fueron engañados o manipulados. Ahí el desafío de las nuevas generaciones de actores y líderes políticos y más allá.
   Todo esto ocurre porque la cultura democrática no es tan fuerte como para evitar tales situaciones. Entonces, es de esta realidad de donde surgen cuestionamientos valiosos como, por ejemplo, qué papel juega la educación y los sistemas educativos en la constitución de una ciudadanía que conozca, valore y cuide la democracia. Pues bien, cuando los sistemas educativos lo comprendan, entonces los líderes y actores políticos mediocres lo pensarán muy bien a la hora de ofrecer y gestionar las tareas a las cuales fueron asignados, porque son servidores públicos. No es que sirven de lo público.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.
Dios bendiga a Venezuela 

Dr. Luis Beltrán Campos Bolívar 

Friday, December 6, 2013

Mandela y su ejemplo

   Se ha ido un gigante. El modelo a seguir por políticos, líderes y seres humanos en un mundo cada día más complejo. Sus logros forman parte de la historia de las luchas entre justicia e injusticia, entre libertad y opresión. Todos lo reconocen como un ser muy especial, pero sobre todo, porque su decisión de permanecer en su afán de lucha hasta lograr la convivencia y finalmente eliminar el apartheid en Sudáfrica, lo distinguen entre todos los líderes de su generación, lo cual representa para los políticos del mundo, y en especial para los venezolanos, un ejemplo a seguir con esfuerzos y probablemente muchos sacrificios, cosa de la cual no estamos muy acostumbrados, pero que nos ayudaría a madurar como sociedad pujante que somos.
   En este sentido, vale la pena preguntarse si aparecerá un líder que una a Venezuela como lo hizo Nelson Mandela en Sudáfrica? Aunque esto pareciera ser muy difícil, por ahora. Al decir verdad, la única Venezuela posible es aquella donde las dos opciones en discordias se unan. Por su puesto, ello no será una tarea fácil, porque cada segmento ideológico tiene sus propósitos bien definidos, pero estamos obligados a trabajar juntos. En consecuencia, es posible lograr unos tantos consensos y hasta podríamos establecer como objetivo común e ineludibles Las Realizaciones Superiores, que son grandes metas que los seres humanos nos hemos propuesto, pero que se hacen difícil de alcanzar por nuestro propios errores y debilidades.
   Aunque toda transformación requiere esfuerzos y seguramente traumas, la recompensa siempre será mayor, grandiosa. Por un lado, sería necesario la reinstitucionalización de los partidos políticos. Estarían obligados a erigirse a la luz de la ética y la cultura ciudadana, lo cual, por sí solo, implica reconocer los errores, seguidamente deberíamos promover el ingreso de jóvenes actores comprometidos con la fragilidad de la democracia, que se debe construir y fortalecer día tras día. Estamos hablando de una nueva sociedad política. Entonces podremos decir, con toda seguridad, que un triunfo no es un evento fortuito, ni mucho menos una casualidad. Es y será siempre una labor paciente, tenaz y decida por superar todos los obstáculos hasta lograr el triunfo con la ayuda de la providencia que viene no sólo de virtudes personales, sino de Dios.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.
Dios bendice a Venezuela 

Sunday, December 1, 2013

La lucha contra la ignorancia, tarea incumplida?

   Podríamos decir, como críticos, pero más aún como seres humanos ocupados en las turbulencias que originan el déficit de ciudadanía y que esperamos que el país donde vivimos sea mejor, es decir,  logre transformarse en un sociedad de progreso y la democracia sea un hecho palpable que se construye continuamente, porque el estado de derecho es parte de la cultura ciudadana, que la ignorancia es una condición de los seres humanos que impide el avance personal, colectivo y nacional.
   La ignorancia es la carencia o escasez de conocimientos y saberes sobre aspectos trascendentales para el bienestar de una nación. Ignorancia es creerle todo a los políticos, es agredir la naturaleza, es permitir servicios públicos de bajá calidad, es permitir que violen tus derechos permanentemente, es dejar que un país extranjero controle tus decisiones y acciones, es alimentarte del modo más perjudicial, es dejarte controlar por políticos pícaros, es ser descortés, es creer que siempre tienes la razón y los demás no, es promover la guerra y discordia entre la familia y la sociedad, es ser apático e indolente ante el caos, es la práctica de la exclusión, intolerancia e injusticia, es desconocer la fragilidad de la democracia  y el desafío que ella representa. La ignorancia es el regocijo de los políticos, y al respecto, lamentablemente, no podemos advertir diferencias en los de izquierda o derecha.
   Mientras las sociedades avanzadas controlan o minimizan la ignorancia con la mayor suma de información y educación, los países atrasados la promocionan. Prefieren habitantes y vecinos para lograr sus cometidos. En consecuencia, la ignorancia constituye parte cultural de la cual se hace muy difícil desprenderse, porque está instalada en la psiquis de las personas, en la familia que acepta la pobreza como forma de vida, en los políticos que promocionan como medio para perpetuarse en el poder y, por último, en los medios de comunicación que no favorecen con la información adecuada que incentive la lucha contra este estilo de vida. En definitiva, después de todo, podemos sostener que con habitantes solo es posible la oscuridad, en cambio, con ciudadanos es viable la luz que ilumine el horizonte y el logro de Realizaciones Superiores.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.


Saturday, October 26, 2013

La anomía y el imposible comunismo

   La anomia se conoce como una situación en la cual los seres humanos vivimos en el desorden, en el caos, pero sobre todo significa que no se aplican las normas y reglas acordadas para ello, y que sirven para guiarnos y corregir a menudo nuestro andar. En estricto, simplemente no existe el estado de derecho.
   No obstante, ha sido parte de nuestro comportamiento, tanto que, y como es de suponer, sirvió para que en un principio se impusieran unos a otros por allá en lo pretérito de nuestros tiempos, cuando escaseaban alimentos por distintas causas. Un elemento muy distinto con lo que sucede en Venezuela, cuando en medio de una cola para comprar pollo, harina de maíz u otro producto, de la llamada cesta alimentaria básica, hombres o mujeres se agreden verval o físicamente y saquean tal como ha ocurrido el nueve de noviembre del año 2013. En el primer caso no existían medios de producción, ni regímenes que lo limitarán o regularán la producción alimentaria, por ejemplo. En el caso nuestro, todo ha sido planificado con el firme objetivo de imponer la anomia y el imposible estado comunista.
  Veamos, transcurrido suficiente tiempo hay sociedades, como la nuestra, que la manifiestan permanentemente. De ahí que, hoy podríamos sentenciar que la anomia no sólo ha formado parte de nuestra evolución social, cívica y humana, sino que, en nuestro casó, ha sido planificada, promocionada e incrustada con el firme propósito de imponer el comunismo como una forma de vida que oprime a muchos, pero beneficia a pocos. De eso no hay dudas.
  Y aunque los seres humanos estamos preparados para controlarla de modo particular y social, porque poseemos disposición y cualidades personales; además las leyes para ello, en desafortunadas situaciones se evidencian comportamientos que dejan perplejos, atónitos a cualquier persona sensata, lo cual nos revela un síntoma desagradable. Acertamos entonces, cuando sostenemos que algo no está funcionando y que, por tanto, debería corregirse tan pronto como sea posible, porque Venezuela se desmorona en lo anti ético, el arma perversa del régimen que husmea en la necesidades y el egoísmo de la condición humana para acentuar el caos y la anomia y así lograr sus propósitos macabros.
   Llama la atención cómo se ha introducido el caos integral de la sociedad venezolana, ya como una estrategia gubernamental para lograr que las mayorías disocien el origen del desorden y el caos. Peor todavía, persuaden a muchos incautos manejables que todo es originado por una oposición malvada, apátrida. En lamentable circunstancia, la ignorancia, el modelamiento, la amenaza, las necesidades y el egoísmo terminan haciendo en resto. A todas luces, lo que sucede en Venezuela sólo puede concebirse desde la perversidad, aunado desafortunadamente a una mayoría ignorante, inocente y confiada. Hablamos de vecino y habitantes pues.
   De modo que, a los propósitos de la Venezuela que viene, porque no podemos perder la esperanza, el pueblo venezolano deberá comprender y luego descubrir, de modo autónomo, qué es anomia, al tiempo que identificará aquellos hechos que así lo ratifican. Entonces, comprenderá que tanto el socialismo del siglo XXI como el comunismo son la misma cosa y que ambas ideas requieren de lo anti ético para poder existir. Como resultado, asumirá que imponer el cacareado comunismo ha sido el mayor de los desaciertos del hecho político mundial, porque desordenar y destruir los valores, tanto como sea posible sólo ha generado angustia, destrucción y mucho dolor. En síntesis, los vecinos y habitantes deberán descubrir que el comunismo necesita de lo inhumano, la ausencia de la eticidad ciudadana o la ausencia de praxis de valores éticos, pues estos son estorbos y limitan la imposición y control del poder.
   Nadie deberá extrañarse que después de sembrar divisiones y promover, en resentidos a causa de pobreza, desempleo, exclusión social e inequidad, Venezuela esté dividida por el odio. ¿Cuántas familias se distanciaron? O se separaron? ¿Cuántos hermanos se rechazan? ¿Cuánto odio en Venezuela? ¿Inaudito e increíble? No. Pero, si que es inaceptable. Y si. Fue premeditado. Pero el tiempo, sin duda alguna, les colocará en el sitio que se merecen, porque incentivar el odio no puede ser admitido como una exlaltación a lo humano.
   En razón a lo anterior, la tarea de los políticos que vienen será descomunal: resestablecer, consolidar y fomentar lo ético y lo humano por encima de cualquier propósito. La refundación de Venezuela merece grandes, honorables seres humanos, que se encarguen de rescatar y sembrar lo ético. Y ello sólo es posible con líderes, actores y organizaciones políticas que estén a la altura humana de tan elevada misión. Aquellos que no estén a este nivel desaparecerán. Es inevitable. Transformarse es una tarea ardua, pero entusiasta. ¿Estamos preparados para tan importante desafío? La democracia lo exige y las mayorías están esperando.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

Thursday, October 3, 2013

¿Utopía ciudadana?

   Los fines de la educación van cambiando. Nunca son los mismos. Si los comparamos con las distintas épocas del desarrollo humano, veremos que son distintos, que van transformándose a medida que las necesidades de cada sociedad sugieren girar hacia objetivos claros, que apunten a la solución de una dificultad capacitando o preparando capital humano pertinentemente. Cuando ello se logra, quiere decir que las necesidades formativas son satisfechas y que el pensamiento educacional racionalmente dominante esta en manos de gerentes idóneos, capaces y actualizados.
   La educación de avanzada representa la palanca que impulsa el desarrollo integral de cada país. Según sea el caso, cada sistema educativo deberá definir sus fines de acuerdo con las demandas políticas, sociales, ambientales, económicas y legales. En esta línea, no es un hecho aislado que la educación de los años setenta, por ejemplo, apúntase a la alfabetización y que todavía, en la actualidad, centenares de países así lo requieran porque no han podido superar esta tragedia. Igualmente, no sorprende que ya iniciado el siglo XXI se haga más que necesario impulsar, no sólo, La Educación para Todos, como uno de retos del milenio en cuestión educativa, sino que es indispensable que la educación mire hacia temas de igual o superior significado: la formación de un nuevo ser humano.
  Veamos, leer y escribir es necesario y elemental en la preparación de todo ser humano, pero la educación actual ha fallado en la formación de un ser completo. En este sentido, no puede llamarse una educación de calidad cuando sólo se enseña a leer y escribir. Es indispensable que los infantes, adolescentes, adultos y adultos mayores logren cualidades, competencias y aprestos ciudadanos. Eso si sería trascendente, pero desafortunadamente no se ha apuntado hacia estos fines.
   Todo ello nos explica que la calidad educativa está centrada en la lectura y la escritura. Es un error mantener la educación bajo esta perspectiva. Hoy en día, los seres humanos requieren una educación que traspase lo básico y que se adentre en lo complejo, un asunto que la educación tradicional no ha logrado, no ha detectado o simplemente deja de lado. Por ello, a nadie sorprende que en escuelas, liceos y universidades la formación ciudadana no sea tomada en cuenta como componente esencial para los seres humanos que regirán el mundo.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible. @postmodernidad
Esto no es #utopiaciudadana ...
Todo es posible si es en beneficio de la humanidad

Sunday, September 22, 2013

Un periodo especial, excepcional y único

   El mundo vive un periodo especial -diríamos excepcional, único. Una oportunidad para ver como la economía o el modelo económico vigente se resquebraja inevitablemente ante fallas previsibles. Asimismo, nos sirve para aceptar que la tecnología se incrusta en la cotidianidad, transformando todo cuando el ser humano hace, trastoca la integridad familiar e individual, lo que requerirá acuerdos mancomunados. Igualmente, nos permite ver como la democracia, que triunfo en la confrontación contra el comunismo, queda a expensas de debilidades y desafíos, lo que demuestra que está comprometida y ligada a la ciudadanía. Adicionalmente, el fundamentalismo islámico o la escasa cultura democrática luchan por prevalecer. El sueño es alcanzar la democracia, aunque ésta sea una democracia incipientes, pero esperanzadora. Paralelamente, el débil papel, de las no tan prestigiosas, organizaciones mundiales en la responsabilidad de mediar La Paz, los derechos humanos y la democracia en el mundo muestran incapacidad para enfrentar y superar los constantes desafíos. Finalmente,  esta etapa nos permite ver como los sistemas educativos quedan rezagados en la tarea de formar seres humanos con condiciones superiores, para que así sean capaces de enfrentar y superar tales realidades.
   En América Latina, la democracia es débil y frágil, al igual que en España, porque adolece de ciudadanos que la construyan sustentados en la praxis ética. En Europa, las debilidades de los políticos genera estruendosa corrupción que fracciona los logros alcanzados, mientras la privatizaciones (troica) aprietan molares y caninos sin misericordia y sensibilidad. En el mundo, la internet provoca accidentes fatales y la confusión de identidad de género y hasta el individualismo exacerbado. 
   Ante estas realidades, los sistemas educativos tienen un desafío mayúsculo: transformarse en agentes de cambio civilizatorio que ha tocado las puertas de un mundo indolente, insensible y cada vez más egoísta y ambicioso por riquezas, lo cual no genera paz interior ni más allá tranquilidad, que es lo que un ser humano deberá buscar. En este contexto, no es menos alarmante el caso que advertimos en Venezuela, la cual sobrelleva, al mismo tiempo, todas éstas calamidades anteriormente referidas y que estamos obligados a superar. Será difícil, eso no lo dudamos, pero al final nos impondremos.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible. Dios bendiga a Venezuela.

Sunday, September 15, 2013

Venezuela: Nada será igual

   Las nuevas etapas, y con ellas las civilizaciones, vienen para cambiar la praxis política, económica, sociales y educativas, al mismo tiempo que, a establecer una concepción y una óptica filosófica que ya viene discutiendose desde hace algún tiempo. De 1948 a 1998 se desarrollo un modo de hacer ver a la democracia como algo inconveniente, lo cual dio al traste con la ilusión y el encanto que por la política deberían sentir los pueblos, entendiéndose ésta como la propia praxis democrática, pues el común no concibe la praxis política sin la democracia. Siendo ello normal en los seres humanos del hemisferio occidental, al contrario en aquellas sociedades con escasa cultura democrática y religión dominante. 
    Lo que el ser humano cosecha recoge con el tiempo y eso fue lo que hizo la democracia en Venezuela durante 50 años. Sus partidos políticos, sin distinción alguna, sus líderes, sus actores principales y la propia sociedad permitieron que la democracia perdiera todo prestigio. Sus errores garrafales en lo económico, lo social y educativo, están relacionados con ausencia de la eticidad correspondiente, lo que genero el mayor descontento político que ha podido darse en América Latina. De manera que, desde ahora mismo, Venezuela es la muestra de lo que no se debe hacer, pero lamentablemente otros países lo repetirán y vivirán su propia angustia y desconcierto.
   La desesperación y el desencanto de las mayorías le dieron la oportunidad a un personaje que indiscutiblemente cambió el modo de hacer política; tanto que en adelante nada será igual. En efecto, después de Chávez, aquel militar que ilusiono a más de uno con gran astucia y que después traicionaría intentando imponer o al menos imitar al sistema cubano -el mar de la felicidad- y que ademas fracasaría porque todo sistema comunista está condenado al fracaso, nada será igual.
   Sin embargo, este fracaso nos sirvió de algo no tan sencillo de explicar: aprendimos la lección de manera abrupta y con sabor amargo. Nos dejo el país destrozado, la economía no funciona, la llevo al colapso, al igual que el sistema de salud, hasta los más necesitados tienen que comprar insumos para solucionar sus necesidades, el sistema vial es vergonzoso, la inflación es la mayor de América Latina, la inseguridad afecta a todos por igual, la corrupción es inmensa y supera todo visto y lo peor nos dejo un país dividido y muy temeroso. Afortunadamente, creemos que esta etapa esta en su final por razones obvias. Nadie comprende como un país con tantas riquezas y capital económico, al igual que humano, se encuentre en esta penosa situación. Nadie quiere vivir como en Cuba. 
   Después de todo esto nada será igual. Primero porque la democracia por si sola no garantiza nada y en esta tarea los políticos deberán aprender la lección: la gestión es un apostolado y un servicio, no la gran oportunidad para beneficiarme. Seguramente en este contexto, la gente común dejara la ingenuidad y la pasividad, entonces actuara con prestancia participativa para exigir, vigilar y controlar la gestión política. En Venezuela nada será igual. 

Sunday, September 1, 2013

Necesitamos un discurso que emocione, que una

   Todavía no aceptamos que esto, que vivimos, es el final de una etapa politica, social, económica, educativa y filosófica de Venezuela. Y, por tanto, somos incapaces de advertir que todo ha concluido para los partidos políticos tradiciones, por ejemplo, pero que ello no garantiza, para nada, el éxito de las nuevas organizaciones políticas. Esto último, porque aún no surge un discurso que emocione, que aglutine al pueblo en una dirección especifica y lo que es más importante: no presentamos un relato que dibuje las bases fundaciones de la Venezuela que viene. Claro, cuando no hay un fin nítido, las masas se mantienen escépticas e incrédulas.
   Aunque la oposición represente hoy la mitad o ya sea mayoría, porque el chavismo se empieza desmoronar, no hay esa llave que unirá a todos los venezolanos. Pero, para ello sea posible es indispensable un discurso inclusivo, que una y que alimente la esperanza sobre las metas factibles que juntos vamos a lograr y que son las que nos enlazaran en un fuerte sentimiento: chavistas y demócratas por una Venezuela de Grandes Realizaciones Superiores.
   Es tiempo de plantear esos grandes consensos que nos unirán. Ahora es el momento. Perder el tiempo en criticas solo sirve para describir, no para construir, que es lo nos interesa. Hoy, es necesario construir, con grandes propuestas que engloben lo malo del pasado, que deberá superarse porque nos trajo hasta aquí y exhibir lo que nos elevara como un país de logros. Un país que será modelo en America Latina y el mundo.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

Thursday, August 8, 2013

Fin de una etapa, umbral de la eticidad ciudadana?

   Entienden los actores y los partidos políticos, los empresarios, las trasnacionales, los presidentes de  gobiernos, los intelectuales, las universidades, los profesores universitarios y los que gestionan y dirigen los ministerios de educación que estamos en el final de una etapa y en el inicio de otra más atractiva y compleja, al mismo tiempo? Están al tanto de que los síntomas de este final se manifiestan en la inconveniencia de la economía de mercado, en la inviavilidad de la democracia representativa, puesto que deja demasiadas responsabilidades en líderes anti éticos e incapacitados, que el comunismo no debería tener posibilidad alguna, en adelante, ya que ello ha sido suficientemente demostrado, que el ejercicio de la política y de la democracia exigen virtudes y que por tanto la educación deberá formar ciudadanos para que el ejercicio de la democracia y las Realizaciones Superiores sean viables, lo cual evidencia que la democracia por si sola no garantiza su estabilidad; de igual modo, saben que la mayor debilidad de los actores políticos, y de los seres humanos, es el dinero y las grandes fortunas, que los partidos políticos son cascarones vacíos y, que por tanto, no tienen nada que ofrecer y, por último, que el líderazgo tiende a ser colectivo o participativo porque el presidencialismo y el populismo significan  atraso y corrupción?
   Pues bien, estamos en el umbral de un cambio y, probablemente, de una nueva civilización que pocos imaginan. Ello debido, mayoritariamente, a que inmensas masas de la población mundial no visualizan que estamos transitanto a una etapa de cambios profundos que exigen una nueva profundizacion ética, lo cual, en el fondo, deberá iniciarse con la constitucion de seres más sensibles y menos ignominiosos. Todo un gran desafío a luz de los intereses que dominan las sociedades hoy en día.
   A todo esto, cabe la siguiente inquietud: será que los seres humanos no estamos capacitados para suponer, y más allá, evitar los conflictos que esta actitud pudiera generar en los diferentes espacios donde hacemos vida? Nos referimos: a la indiferencia, testarudez y desintereses que mostramos al advertir el caos que ha producido la economía capitalista, el deficiente desempeño de gestores de la accion publica, que socava la credibilidad de la democracia; asimismo, la calidad de los partidos políticos, que están conformados por picaros que, en principio, buscan beneficios personales y no los colectivos, y que ello produce espacios para episodios superados, donde aparece, fuera de toda lógica, la opción del comunismo -claro, siempre que nos encontremos con vecinos y habitantes a quienes sea posible manipular y controlar, aparecerá tal posibilidad- lo cual es muy probable en un mundo que ignora, todavía, la necesidad de que sus habitantes posean cualidades y competencias ciudadanas. Ello nos demuestra que la democracia es altamente frágil y, que por tanto, no garantiza su estabilidad y fortaleza por si sola, requiere praxis ciudadana ajustada. Pero para que ello sea posible se requieren sistemas educativos decididos y enfocados a formar ciudadanos con virtudes, que seguro estarían en condiciones para hacer el ejercicio de la democracia un hecho palpable y nítido. Así, sería posible lograr el Hecho Democrático, practicar una economía más humana y orientarnos hacia metas superiores. Una utopia necesaria que nos ayudará a resurgir y elevarnos a lo más alto de América Latina y del mundo.

Seguimos soñando con la mejor educación,  para el mejor país posible.

Saturday, August 3, 2013

El mundo y los actores políticos

   Lo que está sucediendo en Venezuela, y en varios países de Europa y los Estados Unidos, nos muestra la necesidad de que el ser humano evolucione, avance. No hay más que mirar la debilidad de la democracia, la inestabilidad de la economía o la crisis de la economía de mercado, la anomia y descrédito de los actores, lideres y partidos políticos, la insurgencia descarada de anti valores promocionados por medios de comunicación y la cibernética, la crisis y el ataque permanente a la familia tradicional, la ausencia de líderes éticos, la abundante ignorancia que asiste el hacer político del siglo XXI y que dejó en la democracia grandes desafíos y el apoyo de lo amoral como mecanismo para lograr victorias electorales, como eventos que nos llevan reaccionar y aceptar la necesidad de contar con nuevos actores políticos al nivel de las exigencias éticas demandadas.
    Hacemos referencia sobre el actor político porque él genera el modelamiento que sirve para impulsar o disminuir el afán por mejorar y cuidar la democracia, entre otras metas. Es él, o ella, quien nos ayuda a recorrer el rumbo exitoso de un país, de una nación. Es la esencia de lo ético, no de lo anómico, como ha ocurrido durante los últimos 55 años. 
    Aunque el presente no sea halagador, nos lleva a un ejercicio de análisis profundo sobre la necesidad de dar ese salto cualitativo. Un evento que transforme, aunque sea lentamente, el perfil del ser humano de este siglo, llevados de la mano de líderes, actores y organizaciones políticas plenas de eticidad. Esto no significa que la educación quedará a un lado. Pero si se otorga la valoración justa que sobre el actor político debe existir, colocando en su justa medida su importancia en el hacer politico, porque todos no podemos ser políticos. Ello implica excelsas exigencias que las mayorías no poseemos ni estamos interesados en lograrlo.
    Por ello, y sin temor a dudas, Venezuela es hoy una oportunidad para dar ese salto cualitativo. Es más, estamos obligados a darlo. Pero nada será fácil, sino no logramos concretar una generación de líderes suficientemente éticos. Pues en ellos las masas desprovistas depositan sus esperanzas e ilusiones.
   Necesitamos líderes altamente éticos, puesto que la ética es la base y eje esencial para la conservación, reforzamiento y construcción de la democracia. De manera que deberán poseer cualidades y competencias que le permitan exhibir, entre otras cosas: 1) don de servicio, el egoísmo no tiene espacio, 2) espíritu innovador, los tradicionales no intenten repetir el pasado, 3) flexibilidad, la praxis política es amplia y la solución  puede venir desde diferentes puntos de vista, 4) ciudadanía, es la condicion humana que facilita la participación con prestancia y la solución pertinente a las dificultades comunes.
    El actor político es un ser humano que siempre se enfrentará a grandes debilidades a las cuales deberá vencer, porque en el fondo quiere lograr el honor, la gloria y la magnificencia que los héroes y las heroínas desean. Por todo ello, solo es posible construir democracia bajo la égida de la eticidad, lo contrario es anomia, que es lo que Venezuela vive ahora mismo. De ahí que en la nueva Venezuela, el actor político deberá ser ético,  y así evitaría el caos y el desencanto democrático, al mismo tiempo que promocionaría y facilitaría Realizaciones Superiores.


Seguimos  soñando con la mejor educación para el mejor país posible 

Saturday, July 13, 2013

La familia, de allí venimos

   La familia, esa hermosa institución que la naturaleza constituyo desde siempre, está siendo atacada por decenas de factores. Sin embargo nunca dejara de ser tan importante y necesaria para la especie humana, porque en ella y de ella emergen los seres humanos que componen la sociedad, que la ordenaran y la rigiran siempre. 
   Antes, en nuestras clases de bachillerato, nos decían que era la célula fundamental de la sociedad. Luego, con el tiempo, ya no es la institución más importante. Ahora solo es una institución mas de la sociedad. No perdamos el tiempo desvalorizando la familia. Ella es el centro innato de modelamiento de nuestros hijos y aunque muchos no lo sabemos por diferentes razones y actuamos descuidadamente sin prever efectos, estamos obligados a considerar y evaluar nuestras acciones, entonces puede suceder un reacomodamiento de actuaciones y mejor desempeño modelador. 
   El modelamiento familiar es poderoso, tanto que ni la escuela, ni la televisión, ni las distintas religiones afectan tanto como la familia. Por esta razón, el desempeño de los padres y madres, que es vital en este propósito, deberá ser revisado y valorado con claridad, pues allí emergen los valores que luego los infantes utilizaran comúnmente en la adultez. Si eres padre o madre revisa tu comportamiento, quizá allí se encuentren  respuestas a las desavenencias que hoy incomodan.
   Como ser humano, interesado en una mejor sociedad y mejor país, me agradaría que la formación de las nuevas generaciones estuviesen enfocadas hacia el papel que le corresponde a hombres y mujeres en esta la labor de alta alfarería y sobre todo en este siglo de inmensas innovaciones tecnológicas y transformaciones culturales, también porque la labor que a los padres nos corresponde llevar adelante es muy exigente y nada fácil, pues debemos sortear diferentes y fortísimos agentes externos que también intervienen en la formacion de infantes. Protejamos a la familia con la mejor educación. 

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible 

Friday, July 5, 2013

Universidad, la joya de la corona?

   La universidad venezolana, como también del mundo entero, ha sido el centro por excelencia para la creación de conocimientos, teorías e invenciones científicas y tecnológicas. A través de procesos rigurosamente sistematizados ha logrado avanzar vertiginosamente durantes los últimos cien años. Pero no ha sido fácil. Durante siglos ha luchado para safarse de fantasmas que limitaron su expansión. Asi que, ya entrado el siglo XXI se podría afirmar que ninguna universidad del mundo occidental funcionaría sin una eficaz autonomía. 
   Sin embargo, la universidad, y mejor dicho, la educación ha sido utilizada con gran habilidad por regímenes comunistas para logar su gran objetivo: formar hombres y mujeres que sostengan la ideología marxista. Es decir, los comunitarios que obedecen ordenes en función de pocos beneficiados o partido único, como en la extinta URSS, Cuba o Corea del Norte. Una situación que no sucede con la democracia, por ejemplo, donde, por costumbre o escasez de astucia, los políticos no han aplicado estrategias educacionales que tiendan a formar ciudadanos que, no solo sostengan la democracia, sino que la construyan día a día. He allí la gran falla de la democracia.
   Por esta razón, la universidad representa la joya de la corona para regímenes modernos. Advertimos nuevamente, moderno no es actualizado, ni mucho menos vigente.  Lo moderno concierne al pensamiento de la modernidad, que se conoce como unívoco, vertical e incuestionable y que estuvo vigente desde el siglo XV hasta el siglo XIX en países avanzados, primeramente. De manera que lo moderno no significa lo que usted podría suponer normalmente. No. Representa, mas bien, un arcaísmo filosófico, donde sus principios no concuerdan con las demandas que el mundo actual genera. Es por ello que el marxismo, comunismo, absolutismo, totalitarismo o autocracia pertenecen al modernismo. Igualmente es bueno aclarar que lo postmoderno no promueve el relajo o decadencia humana que hoy nos afecta y nos cuestiona profundamente, al contrario, exige el apego a lo ético, a lo sensible y lo humano, guardando grados de intensa coherencia con la naturaleza de las cosas, de los seres humanos.
   Ahora bien, si la universidad venezolana llegase a perder su autonomía, sería una especie de hecatombe que acabaría con la independencia de criterios de los profesionales universitarios, que ya solo se dedicarían a apoyar un régimen que no concede el libre albedrío que tanto esfuerzo ha costado. Sin embargo, tememos que será arduo lograr este objetivo, porque la universidad es altiva y contestataria. No es sumisa, ni forma sumisos, aunque no haya formado para la democracia como lo requieren estos tiempos.
   La democracia necesita una universidad que forme para la democracia, que es el unico contexto político que garantiza la libertad de pensamiento y actuación en función del bienestar colectivo. Y ya, de una vez hay que decirlo: en el futuro el mundo se movera dentro de la dinámica democrática. Allí será donde el hacer político se esparcirá, entonces el comunismo o totalitarismo será historia, pero nunca presente de la humanidad. 

Seguimos soñando con la mejor educación, para el mejor país posible.

Monday, June 17, 2013

De lo terrenal a lo espiritual

   Diferentes civilizaciones han transcurrido y el ser humano poco ha avanzado en lo espiritual, como tampoco en la formación ciudadana, que es la base de éste fin educacional del siglo XXI. Todavía exhibimos rasgos intrínsecos que evidencian insolencia, rudeza, agresividad, intolerancia, exclusión, manipulación, apatía e indiferencia y, lo más preocupante, vivimos como si la tierra fuese infinita, que nunca sus recursos se agotarían, pues la consumimos y la devastamos sin preocupaciones y remordimientos, sin pensar que las nuevas generaciones seguramente tendrán que enmendar nuestros errores con grandes sacrificios. Se nota lo egoístas que hemos sido.
   Asombra como, a la luz del esfuerzo realizado por la UNESCO a través del Informe "La Educacion Encierra un Tesoro" de la Comisión Internacional sobre la Educación del Siglo XXI, presidida por Jack Delors, se han desprendido una serie de propuestas atractivas, que contrastan con la realidad exhibida, revelando escasos éxitos. 
   Los resultados no son halagadores. América Latina, por ejemplo, revela grados de atraso en la praxis de lo que los cuatro pilares de la educación plantean. Muy lejos estamos de alcanzar el respeto, ante las divergencias sociales, económicas y políticas, protección  de la naturaleza, vivir en paz, hacer valer los derechos conquistados y participar y construir la democracia. Hoy tristemente observamos un mundo más agresivo, intolerante, que promociona la belleza en vez de la bondad o la solidaridad, confunde los derechos con la decadencia humana y permite el retorno del comunismo como ideología, cuando la historia se canso de demostrar su anacronismo. Este panorama supone una reflexión obligada de cara a la segunda década del siglo XXI y el reacomodo ético que requiere la sociedad mundial.
   Lamentablemente, las ideas van por una autopista y las tareas transformadoras van por caminos angostos y espinosos. Claro, los responsables siempre se excusan con argumentos "incuestionables", pero ello no los salva de las responsabilidades. 
   El mundo requiere dirigentes avanzados, ya transformados con ideales firmes y decididos, que sientan que avanzan porque lo comprueban diarimente, que saben que van a generar transformaciones indiscutibles que benefician a las nuevas generaciones. 
   La política como episcentro de todas esferas de la vida, no puede estar alejada de la realidad educativa. Es parte esencial todo planteamiento educativo; por ello no solo soñamos, creemos en la mejor educación, para el mejor País posible.

Dios salve a Venezuela y América 

Thursday, June 13, 2013

Declaración de Principios Refundacionales

   Una Declaración de Principio Refundacionales es lo que necesita el país, porque seguramente este intento de transición política signifique la culminación del enfrentamiento por el predominio entre dos ideologías opuestas diametralmente entre si. Por un lado, el comunismo sustentando en la verticalidad del poder y la sumisión de los seres humanos como modo de asumir la vida y el hacer político; mientras, en contraparte, la democracia que debe aproximarse a la horizontalidad de las responsabilidades como estrategia para hacer el ejercicio democrático palpable y eficiente. 
   Hoy en Europa, nadie discute si es necesario repetir o imitar el modelo político aplicado en la desaparecida Unión de Republicas Socialistas Soviética. Aunque es posible que hayan fanáticos  abogando por algún partido u organización de tendencia comunista, nadie quiere perder los derechos civiles, economicos y sociales alcanzados, muy por el contrario, desean consolidarlos y ampliarlos.
    Sin embargo, como es suficientemente conocido, la democracia es débil. Por esta razón, correrá siempre el riesgo de facilitar procesos contrarios. Esta realidad supone, para las sociedades democráticas, el entusiasta desafío del diseño de una Declaración de Principios Refundacionales para el ejercicio de la democracia del siglo XXI. Sin temor a ningun tipo de dudas, el ejercicio de la democracia demanda sostenerse sobre sólidas bases éticas, que rijan y regulen el desempeño de la gestión pública y la actuación ciudadana, que lo que en definitiva consolidad y construye a la democracia permanentemente.
   Las sociedades merecen deslastrar la deshonra y la ruindad como señales  particulares de  la  praxis política desgastada. De ahí que, quienes decidan formar parte del hacer político deberán guiarse hacia el logro del honor, lo cual solo es posible mediante la condición ciudadana. Ese será el eje central de la acción política, económica, jurídica, social y educativa del país y, por tanto, la suma de todas las cualidades exigidas por el país democráticamente constituido. En definitiva la ciudadanía es la base de la Declaración de Principios Refundacionales de Venezuela. Vivimos dias de avances en la construcción de la democracia y la evolución de la ciudadanía en Venezuela y el mundo. 

Seguimos soñando y trabajando para lograr la mejor educación, para el mejor país posible.

Friday, June 7, 2013

La ruindad humana no es la vía

  Ruindad, esa desagradable condición que mostramos los seres humanos en determinadas ocasiones y de la que a veces o frecuentement nos aprovechamos para lograr metas crueles y siniestras, es el origen del mal de nuestros sufrimientos. La riundad es lo que tiene a Venezuela sumida en un letargo, en una de esas etapas lóbregas en la cual las bajezas determinan el rumbo por el que se desmorona una sociedad y sus líderes se degradan tanto que se merecen el rechazo y la repulsión colectiva sin ningún tipo de miramientos.
  La ruindad es parte de los seres humanos, de su naturaleza, solo que muy pocos, pero muy poderosos, son incapaces de controlarla y superarla, produciendo gravísimos desatinos que turban al común. Cuando una persona permite que la ruindad le controle, porque cree que esa es la vía para lograr planes y metas se convierte en una especie de animal, que solo piensa y actúa bajos instintos ignominiosos hasta lograr metas sin detenerse por consecuencias ajenas. Surgen así los más bajos instintos que en ciertas ocasiones crean la duda de quién es peor, los animales salvajes que viven a expensas de otros o los políticos, militares u organizaciones políticas (por ejemplo) que no tienen límites cuando de ambiciones nos referimos.
  Cuando la ruindad se apropia de una persona, en este caso sea político, empresario, docente, obrero, médico, militar o gente común, esta persona deja de pensar, decidir y actuar en función del colectivo y se convierte en esclavo de lo inmoral, pues sus ambiciones así lo exigen; lo que nos lleva a especular que ninguna sociedad podría avanzar si la ruindad no es controlada, y en su efecto, pasa a ser parte de la cotidianidad. Pero, la ruindad, por sus efectos perversos sobre los pueblos, moviliza y potencias transformaciones humanas que van desde la honradez hasta la esplendidez. Estamos refiriéndonos entonces a seres humanos con virtudes, pues sin virtudes un ser humano no podría nunca construir un mundo mejor.


Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.  

Tuesday, June 4, 2013

Democracia, comunismo y educación

   La denominada revolución pacifica, pero armada para cualquier aventura de la oposición, como tantas veces cacareo el difunto, no es mas que comunismo rancio y puro. Siempre fue claro: quería llevarnos al "mar de la felicidad". No obstante, gracias a la terquedad, y a cierta cultura democrática que se observa entre sus habitantes, Venezuela ha enfrentado cívicamente el mostruo que representa el régimen pro cubano. Tanto ha sido el afán por implantar el comunismo que están destruyendo el país y prueba de ello es que Venezuela es hoy el paradigma de cómo destruir un país para imponer el socialismo del siglo XXI. Perdón el comunismo. 
   Sabemos que dejarán todo en caos, pero nuestro ánimo y amor por esta tierra de gracia nos infundirán valor para superar las adversidades y triunfar. Porque los venezolanos somos tan grandes como los retos nos exijan vamos a vencer lo ignominioso y la animalidad manifestada y que no debe permanecer y luego, en la Venezuela nueva, construiremos la democracia del siglo XXI. Una democracia de ciudadanos, no de habitantes. 
   Si el pasado genero éste presente caótico, el presente nos conducirá a un futuro esplendoroso. Impulsaremos la democracia a niveles superlativos, tanto que Venezuela será el paradigma de cómo hacer política, de cómo hacer democracia y la praxis ética, la que soportara las estructuras de las instituciones, hará que estas sean fuertes e independientes en el cumplimiento de cada una de sus  responsabilidades.
   Y así, como la educación está relacionada con la política, la democracia se encargará de formar ciudadanos democráticos. Con ello, la democracia superará la gran disyuntiva: no forma para la democracia. Deja a la gente en un mar de incógnitas. No aclara que el comunismo adolesce de ética porque ello es necesario para oprimir, mientras que la democracia depende de praxis ética para construirse permanentemente. Es por esta razón que la democracia está es frágil, débil y es una pena que las sociedades democraticas no vislumbren que la ausencia de ciudadanía es letal para su fortaleza, porque además, ello abre espacios a personas con intenciones nada democráticas.
   Ahora bien, qué deberá enseñar la educación en la democracia? Pues la verdad, que el comunismo es antietico y por tanto inhumano, mientras que la democracia, que es el mejor sistema político, es difícil ya que exige prácticas éticas. Lo difícil de la democracia, y de la vida también, es poner en práctica valores y príncipios, dicho de otra mantra, luchar contra las debilidades del propio ser humano.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor País posible.

Saturday, June 1, 2013

Vecinos, habitantes y ciudadanos


Venezuela vive un escenario único en su historia política, social, económica y humana. Esto último porque todo recae en el ser humano, porque es necesario comprender que el origen de todas las crisis está en el ser humano, como se ha mencionado en reiteradas oportunidades. Así que, sin temor a equivocaciones, este acontecimiento que marcara el fin de una sociedad y el principio de otra y que se parece a otros eventos de la región, como el de Chile y Perú, o El Salvador y Nicaragua, por ejemplo, ya que todos presentan el enfrentamiento entre el atraso que significa el comunismo y la democracia que, de ahora en adelante, está obligada a construirse permanentemente, pues debe demostrar que es el sistema político que satisface los complejos y exigentes derechos ciudadanos de sus pueblos y su gente, no es más que un colosal paso en el camino hacia la constitución de seres humanos más humanos.
   Lo que denominamos como Chavismo ha sido un periodo que ha favorecido el esclarecimiento de grandes enigmas que revelan el paso de lo moderno hacia lo postmoderno en una sociedad con intensos rasgos modernos en todas sus esferas. Primero porque se ha intento transitar desde lo democrático hasta lo comunista o autoritario, lo cual ha dejado al descubierto una estela de revelaciones que dejan a líderes, actores y organizaciones políticas, instituciones públicas, sistemas educativos, empresas privadas, organizaciones civiles o gubernamentales y claro, al propio habitante sin la menor correspondencia con la visión de las sociedades del siglo XXI. Ello nos indica que no tienen respuestas a las demandas éticas y competitivas del presente, pero ello no es únicamente un asunto de Venezuela; existen otras instituciones de carácter internacional como la OEA y UNASUR, por mencionar las más cercanas, que ni siquiera defienden los derechos civiles y políticos, y por tanto son inviables. Es más, parecen de épocas ya superadas. En verdad esta es una penosa y vergonzosa realidad.   
   Como se ha señalado, el asunto está relacionado con los seres humanos y, por tanto, es allí donde radica el centro del problema. Ahí está, lo que hace a éste evento distinto de otros otros. En otras palabras, la ausencia de ciudadanía ha favorecido a este transitar, hacia lo inaceptable y lo inhumano. Ello nos indica que este acontecimiento va ser histórico y trascendente, tanto que impactará en la evolución de la democracia y la ciudadanía, no solo en la región, sino en el mundo, porque este dúo es inseparable e indispensable para el éxito de las sociedades democráticas.
   En esencia, este ha sido un intento de transitar desde la democracia representativa hacia el comunismo como forma de vida lo cual es totalmente irracional e ilógico y ha elevado la diatriba política a niveles inaceptables e inauditos, con situaciones inesperadas que exponen la ausencia de condiciones cívicas, no explicadas en detalle por ahora. Sin duda, disimiles escenas y escenarios han permitido exponer las escasas condiciones ciudadanas de la población venezolana y, es a partir, de esta realidad, cuando se revela que sin ciudadanía no es posible la democracia. Es decir, no es viable cuidarla, protegerla y construirla permanentemente; una situación que ocurre en todos los países de nuestra región y probablemente en otros países del mundo, lo cual nos hace inferir que esta situación podría repetirse en otras naciones. Pudiera ser detonante de eventos como el de Venezuela.
   Venezuela, como toda América Latina, es una nación atrasada, mayormente debido a que sus habitantes no han traspasado el umbral de la vecindad cognitiva, en otras palabras, son personas que habitan ciudades sin introducirse en mundo de las cualidades, atributos y competencias que caracterizan al ciudadano. Son habitantes, no son  ciudadanos. Ello se explica en la escasez de condiciones para valorar y hacer valer importantes conceptos como libertad, pluralidad, tolerancia, derechos humanos, básicos y ciudadanos. Esta deficiencia es la que facilita la manipulación y el control, generando espacios al comunismo, que como idea política solo tiene posibilidades en las debilidades de la democracia, que no estará fortalecida sin la manifestación ferviente de ciudadanos. Así que, la democracia no podría jamás mantenerse con vecinos.
   Ante esta realidad, los países tienen un desafío descomunal: transformar los sistemas educativos para que estos, a su vez, transformen a los vecinos y habitantes en ciudadanos. El primer obstáculo es que quienes se hacen llamar políticos demócratas no ven más allá de sus narices. La democracia demanda de políticos ciudadanos y eso por ahora no parece fácil.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

Phd. Luis Beltrán Campos Bolívar

Wednesday, May 15, 2013

La gran debilidad de la democracia

   Si observamos con curiosidad, lo que ha sucedido en Venezuela durante los últimos 14 años, aceptaríamos que se ha gestionado imponer, por medio de la “legitimidad”, dicho de otro modo, utilizando todos los mecanismos institucionales que avalan o sustentan al estado de derecho, un sistema político autoritario o comunista, donde como todos sabemos por experiencia ajena, y ahora propia, que las libertades o derechos de los ciudadanos están controlados o limitados y donde el fraude no es obstáculo cuando del poder se refiere. En efecto, durante este lapso de lucha, de una ardua confrontación entre dos bandos que se oponen radicalmente entre si, se han revelado distintas facetas del ser humano, lo que ha brindado a acuciosos investigadores, inéditas oportunidades para detectar y obtener resultados teóricos y científicos sobre los seres humanos y la democracia.  
   Para muchos estudiosos, este período representa uno de esos momentos claves, que ofrecen la oportunidad para estudiar los efectos producidos por la inmadurez ética de los seres humanos sobre lo social, lo político y lo económico. Es por esta razón que, sostenemos que no hay crisis sin que la conducta humana exhiba la escasez deontológica que lleva a la democracia al limbo del desencanto y a la exposición de su fragilidad hasta niveles que complican la estabilidad y apreciación del mejor sistema político, ideado en las ciudades estados en la Antigua Grecia hace más 2.500 años. De ahí que podríamos sostener que son las fallas humanas las que promueven los zarpazos del comunismo o el autoritarismo, que es, en el fondo, la ausencia total de praxis éticas. Razón por la cual sabemos que no hay perspectivas al reconocimiento de los derechos humanos y menos ciudadanos o políticos lo cual traduce opresión y aniquilación a las posibilidades de expresión o manifestación pública. Mientras que, la democracia ofrece oportunidades jurídicas y legales para lograr cada día mejores condiciones para la salud, la educación y la vida, significa también libertad, pero a la par el compromiso de construirla permanente bajo los preceptos éticos que sus postulados teóricos anuncian. Allí radica la complejidad y contrariedad de la democracia.
   El problema de la democracia esta en que sus actores y gerentes públicos fallan reiteradamente, como resultado las instituciones contravienen los desempeños esperados; ocasión que los “revolucionarios” del comunismo esperan reposadamente y aprovechan adaptándose a los tiempos, logrando reinventarse para ir a lo fundamental: convencer y aniquilar cualquier vestigio de autonomía personal para luego manipular y controlar, ayudados por poder comunicacional que le brindan los medios de comunicación, apoyados en gurúes publicistas que se rinden ante ofertas escandalosas. Pobre de las personas que dejan que otros piensen por ellos, penosamente estarán predestinados a ser obedientes y esclavos de propósitos ajenos.
   De modo que, la ignorancia o la escasa cultura democrática de los pueblos democráticos es, podríamos afirmar, el opio de los neocomunistas y los falsos actores democráticos que, como siempre, mantienen la idea de enquistarse en el poder con la fuerza y las leyes que a disposición cuentan.
   Como ya hemos sostenido, la gran debilidad de la democracia reside en vecinos y habitantes, quienes no tienen condiciones para analizar, de modo propio, los diferentes acontecimientos políticos, sociales y económicos, quedando bajo control y manipulación estatal. Por ello es necesario que las sociedades democráticas “abran los ojos” y participen pertinentemente en cada una de las esferas de la gestión pública, porque muy en el fondo nadie quiere vivir como en la antigua URSS, Corea del Norte o Cuba. En esta dirección, la democracia requiere que sus actores políticos e instituciones fortalezcan la cultura democrática continuamente; porque un buen desempeño dejara siempre aprendizajes y afianzara los valores de la cultura democrática que serán la base para enfrentar exigencias futuras.
   Ahora bien, referirse a la debilidad de la democracia embriaga, ya que nos lleva a la perenne disyuntiva existencial de la política, que está irremediablemente ligada al acontecer de la vida y que no es otra cosa que al eterno enfrentamiento entre el bien y mal, que, en este caso, estaría representado por el comunismo o autoritarismo y la democracia, que sería el bien. Pues, el bien no es tal bien y ni lo será, mientas tanto el espacio en cual se hace la democracia no esté constituido por ciudadanos. Decimos ciudadanos porque son quienes deben hacer la praxis política, la praxis ética y ello porque están preparados para dirimir diferencias y lograr grandes consensos que benefician a todos por igual. El comunismo, que es el mal, por donde quiera que se le mire, se aprovecha de la ignorancia para llevar a cabo propósitos desleales y deshonestos con la naturaleza propia del ser humano. No estamos acá para destruirnos, estamos para protegernos.
   No obstante, no todo está escrito. Nada garantiza que los ciudadanos coordinen en la perfeccion el desempeño de la democracia, pero es la apuesta que las sociedades de hoy tienen a mano y les sirve para reconstruirse permanentemete. Es un asunto inapelable, como es el caso de Venezuela, donde la lucha es sinónimo de ciudadanía, porque el liderazgo opositor está modelando el perfil del ciudadano para la democracia que viene. No es un hecho fortuito. Es la evolución misma de las sociedades con cierta cultura democrática sugieren que los cambios deben hacerse civil y pacíficamente. Venezuela lo merece, el mundo espera que así sea.

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible  

Monday, April 29, 2013

Educación, ambicion y poder

   Todos quienes dirigen y planifican los sistemas educativos saben que la "educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo" (Nelson Mandela). No obstante, y sin ninguna razón aparente que pueda justificar esta situación, la educación que ofrecen colegios, liceos y universidades siguen enfocando hacia la preparación o graduación de profesionales con herramientas que solo les permiten apuntar hacia el logro de beneficios económicos, como si la acumulación de riquezas fuera lo más importante en la vida o como si graduar profesionales de este calibre garantizaría un mundo mejor.
   Asombrosamente los sistemas educativos del siglo XXI, con todos los adelantos que proporcionan la ciencia, las tecnologías y los avances jurídicos, desconocen o se desinteresan por aplicar la eficacia que posee la educación en la formación de seres humanos con cualidades cívicas y; seguramente no les interesa que estas cualidades se constituyen la vía expedita para iniciar el tránsito desde lo material hacia lo espiritual, que tanto requiere el mundo hoy en día y que abarcaría inicialmente la adquisicion de atributosque faciliten la armonía y la solidaridad entre personas, el cuidadado y la preservación de la naturaleza y por último, la construcción de la libertad y la democracia, por decir algo. Sin embargo, en vez de ello han reforzado el consumismo como receta para lograr el bienestar, que previsiblemente desemboca en individualismo que tanto nos afecta. Es por esta razón que se observa, donde quiera que estamos, ambición, avaricia y hasta ruindad, y lo que es más vil todavía, por alguna razón absurda e comprensible lo aceptamos como natural y común entre los seres humanos, cuando lo humano es sensibilidad y acción ante la injusticia, ante el dolor. Esta realidad lo que demuestra es lo inhumano y animal que solemos ser cuando nos doblegamos ante la atracción que representa el dinero, la riqueza y el poder. Los seres humanos llevamos y manifestamos la animalidad que corroe al mundo inevitablemente.
   Todos sabemos que el dinero facilita bienestar y placeres, y hasta para muchos significa simplemente satisfacción emocional, lo que nunca podría compararse con lo que genera la solidaridad y la compasión, que sucede cuando ayudamos a personas que necesitan apoyo y ayuda, porque cuando auxilias sin mas interés que cooperar y animar, sientes que la vida tiene sentido, tiene más significado. Por supuesto, nos referimos, mas que todo, a aquellas personas que poseen cargos públicos y que en vez de actuar como servidores se aprovechan de la falta de justicia que corrija tales desmanes y que lamentablemente les conduce hacia un mundo donde la corrupción es la norma, lo que es ignominia humana pura. Es por esta razón que los seres humanos suelen ser miserables cuando utilizan el dinero para corromper, manipular y controlar masas incautas e ignorantes.
   Los seres humanos, aunque poseemos instintos nada bondadosos, sobre todo cuando se trata de ambición como lo mencionados anteriormente, somos el resultado de deficientes desempeños de diferentes factores que nos forman, pero es la educación que hemos tenido la que nos moldea en gran medida y nos perfila tal cual somos en la adultes. De ahí que si en la infancia hubiésemos contado con una educación que nos identificara las conductas reprochables y admitidas, seguramente hoy no habría tanta corrupción, ni hambre, ni armamentos de destrucción masiva, ni bancos avaros que compiten por poseer más capital sin importar las consecuencias y finalmente no habría la colección de políticos pícaros e indecentes que hoy arriesgan la democracia, el mejor sistema político.
   A todas luces, el presente nos presenta que la educación no logro formar ciudadanos, tampoco la familia y menos los medios de educación y los políticos, que fueron incapaces de transferir paradigmas de honestidad y servicio, tal cual es el fin de la acción política. Tanto ha sido el descalabro que en Venezuela, por ejemplo, no ser corrupto es ser pendejo, como bien lo califico Don Arturo Uslar Pietri. Es decir que si no tomas ventajas cuando la tienes, eres un auténtico inepto e inútil. Vaya manera de ver la vida y la sociedad.
   La riqueza y el poder siempre han constituido el opio de los ambiciosos y avaros. En distintas épocas, imperios y organización social el poder ha estado acompañado del dinero y la riqueza. Pero bueno eso es lo que persigue la humanidad, tanto ha sido así que hasta los más equilibrados e íntegros sucumben y pierden toda perspectiva ética. La avaricia se lleva todo por delante.  Y en este respecto hemos visto cuestionables acciones contra lo humano y lo ético. Ahora mismo, en Venezuela sucede uno de esos episodios que revelan cuan bajo puede llevar la ambición y la avaricia a los seres humanos y; en ese sentido, están sucediendo eventos que ponen entre dicho lo humano de la condicion humana. Véanse los presidentes latinoamericanos, algunos europeos, a organismos internacionales como la OEA, ONU, UNASUR y el propio pueblo que con una garrafal ignorancia facilita toda clase de estrategias inquisidoras que solo intentan mantener el poder a todo riesgo.
   Venezuela vive uno de esos episodios que sirven para estudiar la condicion humana, el fracaso de los agentes formativos, en especial la educación que ha demostrado una amplísima incoherencia con las las demandas del siglo XXI. Como resultado mínimo, esta etapa, ademas, será conocida como un intento de transición política, pero también como un paso hacia la consolidación de la democracia y la necesidad de formar ciudadanos con virtudes, que sustentes y construyan la democracia constantemente.

Aún con todas las dificultades seguimos pensando, soñando y plasmando la educación del siglo XXI,
la mejor educación para el mejor País posible.





   







Sunday, April 7, 2013

Escenario dos: entre lo económico y lo humano

  La política y la educación dependen una de la otra. Están interconectadas, siempre ha sido y será así. La historia de todas las civilizaciones lo ratifican, pero son pocos los países que se ocupan de que así sea. En Grecia Antigua, por ejemplo, la educación tenía, como deber ineludible, preparar los guerreros que defenderían la patria y el poder constituido, lo cual era conveniente ante la inexistencia de otra forma de gobierno o de la democracia. No obstante, es éste concepto lo que en la actualidad llama tanto la atención ante el permanente divorcio e incoherencia entre democracia y educación, sobre todo cuando se está en un escenario democrático. De allí viene la perenne manifestación de fragilidad y decepción de la democracia como sistema de gobierno.
   Para nadie es un secreto que la democracia de Latinoamérica, como en Europa e inclusive estadounidense presentan graves deficiencias a partir de la ausencia de condiciones cívicas de sus habitantes, que serán siempre habitantes mientras tanto no adquieran atributos y competencias que sirven para nutrir y fortalecer la democracia, no como una idea, sino como hecho palpable donde es posible lograr metas complejas, porque los ciudadanos están preparados para ello.
   En Latinoamérica durante más de 100 años la educación ha estado desliga de la formación para la democracia. Este es el caso de Venezuela que durante los cuarenta años de la democracia representativa, y a través de diversos sistemas educativos arcaicos, no apunto a la formación de ciudadanos. Visto así, la colectividad no aprendió a valorar la trascendencia de la democracia y mas allá, no alcanzo competencias que permitieran renovar y fortalecerla. Así como el poder llego a los partidos políticos, así se fue desvaneciendo lentamente y sin pausa, en medio de deficiencias, irresponsabilidades, ausencia de éticas de gestión pública, corrupción e injusticias. Así que, con ejercicios democráticos muy deficientes que dieron al traste con los ideales de superación de bastos segmentos sociales y en ambientes de oscurantismos, fueron fácilmente sugestionados por agentes carismáticos, pero con propósitos nada beneficiosos para los logros teóricos que representan las leyes y reglamentos que están en la constitución nacional o en las disposiciones de carácter internacional.
  Hoy, cuando Venezuela se encuentra en plena lucha entre democracia y comunismo, o barbaries y sapiencias, aparece en el horizonte la oportunidad de plantearnos el escenario dos, que es el caso en cual triunfa la oposición y un gobierno de Enrique Capriles allana las posibilidades de renovar el sistema educativo, ya caduco y que no ofrece nada en un mundo de sociedades postmodernas que exigen mayor competitividad y atributos para enfrentar las vicisitudes que estas presentan.
  Un nuevo gobierno estará obligado a reorganizar el sistema educativo para que sea audaz, flexible y renovador, dicho de otra manera, que no se detiene, se transforma continuamente y reconoce que a pesar de lo adelantos proliferan personas y vecinos muy rezagados en lo cívico. Por tanto es necesario formar ciudadanos con virtudes, porque lo más valioso de un país es su gente, de nada valen los recursos naturales e inmensos caudales de capital, si estos no son administrados adecuadamente. Venezuela o cualquier país puede ser como una mujer joven, bella y muy atractiva, pero que no posee cualidades para superar las exigencias que se han de presentar comúnmente. Cuando ello ocurre los políticos picaros, como siempre, intervienen con propósitos bien definidos: obtener el mayor beneficio posible. ¿Quién dice lo contrario?
  Cuando Arturo Uslar Pietri llamo la atención sentenciando que había que “Sembrar el Petróleo”, probablemente quería significar la necesidad de formar ciudadanos, que lo correcto no era utilizar el inmenso patrimonio para construir obrar faraónicas. No. ¿De qué sirven tales obras si no contamos con ciudadanos?  ¿De qué han servido miles de millones de dólares durante estos últimos 14 años? Todo ello nos lleva a exigir al nuevo gobierno un sistema educativo que no busca adoctrinar, muy al contrario, espera que cada ciudadano, por eso el sustantivo, se acerque de modo personal y autónomo a definiciones e interpretaciones que fortalecen la democracia y otras realizaciones superiores.
   El mundo requiere sistemas educativos, ya no dominados por la visión de lo económico, que ha sido lo más importante, pues en este fin obvia lo humano. Es por ello que, las universidades, hasta ahora, han apuntado a lo económico, mientras lo humano es solo complemento –las crisis económicas de Europa y Estados Unidos y el intento de transición política en Latinoamérica anuncian una crisis humana que demanda transformación, que debe ser cívica y luego espiritual. Entonces, la educación deberá escoger entre: preparar para la ganancia y la tolerancia, entre adiestrar para la acumulación del capital y la solidaridad, entre la productividad y la sensibilidad, entre la autonomía y la sumisión, entre formar para el estado de derecho y la apatía y entre formar para lo social y lo individual.
  En resumen, podemos sostener que aquellos países donde la educación no forme ciudadanos, estarán condenados a ignominias, y eso es lo que sucediendo en Venezuela y otras partes del mundo.  De ahí que, pobre los países donde los políticos no sean ciudadanos, la ruindad será parte de sus entornos. No obstante la educación deberá equilibrar entre lo económico y lo humano, que está representado por la ciudadanía virtuosa.


Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

Friday, March 15, 2013

Venezuela y los escenarios educacionales posibles I


Imaginémos los dos escenarios educacionales posibles que pueden suceder después de las elecciones presidenciales del próximo 14 de abril, que es claramente otra confrontación, por medio de votos, entre comunismo y democracia. Decimos comunismo, porque lo que sucede en Venezuela, y otras naciones de Latinoamérica, no es socialismo. El socialismo es entendido como otra dimensión política que pone énfasis en lo social, pero lamentablemente quienes utilizan este término, simplemente juegan al engaño y, generalmente lo logran cuando las masas incautas o desinformadas, por no decir ignorantes (fuerte sustantivo), permiten la sincronización de manipulaciones inhumanas que agilizan el adormecimiento y embobamiento mientras se afianzan los fines planificados con antelación. Son estas razones por las cuales la agonía del comunismo se ha prolongado más de lo que suponíamos, y lo que es peor, deja abierta las posibilidades de que este evento que se repita mientras la educación y otros factores no mejoren sus desempeños e impidan que la ausencia de ciudadanía colme los hogares, las calles, avenidas, oficinas y todo el país. Sin temor a equivocarnos brinda toda posibilidad de regular las mentes de gente inocente, a quienes habrá de limpiarles los lentes para que puedan ver con claridad las realidades y logren caminar de modo autónomo. Esa deberá ser la tarea de la educación del siglo XXI.
Aquí, por el momento, la lucha no es contra el capitalismo, una idea y una visión que ha utilizado el ser humano para dinamizar la vida, obtener éxitos y desarrollarse, pero de acuerdo a los resultados alcanzados se revelan grandes distorsiones e infamias, puesto que genera desequilibrios que potencian crisis económicas, como la que sobrelleva Europa y los Estados Unidos, y donde siempre las masas trabadoras y desposeídas llevan la peor parte. Indiscutiblemente el capitalismo deberá ser revisado, corregido y adaptado a los tiempos, a un nuevo ser humano y una nueva sociedad. Para nadie es un secreto que este modelo de conservar, producir y acumular rentas no es el más conveniente para la humanidad.
Pero no nos alejemos del tema que nos interesa, al primer escenario. Acá tenemos que gana Maduro. A este escenario, inmediatamente, le surgen los siguientes cuestionamientos: ¿hacia dónde apuntarán los fines de la educación bolivariana? ¿Afianzarán esfuerzos hacia la formación del ciudadano comunitario que tanto necesitan para consolidar sus planes? Y lo que es más importante, ¿sería utilizada la imagen y perfil del recién fallecido presidente electo para modelar ese ciudadano? Indudablemente, no hay que perder perspectivas, cuando nos referimos a personajes como Chávez frías; sin  temor a equivocarnos debemos reconocer sus habilidades innatas. Tanto, que sostenemos que muy raramente aparecen líderes con el conjunto de destrezas que reunía Chávez. Poseía una capacidad de oratoria apreciable que le sirvió para argumentar sus planteamientos con gran astucia, se fijó verdades indiscutibles y a partir de allí proponía sus ideas mal intencionadas, que eran acompañadas con actuaciones e histrionismos inusuales y nada comunes, con los cuales era capaz de poner a dudar a cualquier despistado e indiferente. Trasmitía emociones como nadie, qué facilidad para conectarse con las mayorías, que fueron su objetivo vital, pues bien sabia que este segmento representaba su liderazgo, idolatría y la conservación del poder. Allí radicaba el peso electoral, que eran de fácil manejo por las necesidades acumuladas, la exclusión sometida durante tanto tiempo y la escasa preparación intelectual y académica no les facilitaba determinar los propósitos guardados. A todo esto supo sacar provecho. Esperen, todavía hay mas, su genotipo que mostraba una mescla genética definida en rasgos faciales que denunciaban lo indígena, lo africano y lo europeo era una herramienta poderosísima, tanto que lograba identificarse rápidamente con la gente trabajadora y explotada, como siempre repetía; asi que estos se veían representados ahí, en su humanidad, en su accionar. Pues bien, todo este arsenal lo supo aprovechar y lo utilizo con grandiosa facilidad, hasta el punto que no sería una locura sostener que difícilmente surja otro como él en los próximos años. Tampoco creemos que habrá alguien quien quiera parecerse, al menos en sus intenciones inhumanas.Señores manipulo como nadie lo había hecho en Venezuela.
Sin embargo, todos sabemos que estas cualidades son básicas, aunque todos políticos las deseen, pero lo trascendental, lo que la sociedad demanda, dónde queda? Qué sucede con el mensaje y su intencionalidad y propósitos? Ello si es significativo para las realizaciones superiores de toda sociedad que desea superarse. Por ello surgen las siguientes interrogantes: ¿Entonces de que sirven las cualidades si las intenciones son abominables, mezquinas? Ahora, sabiendo esto, será posible que el régimen Madurista apuntase en esa dirección? Es decir, enseñarían a infantes, adolescentes y adultos a expresar y demostrar odio, resentimiento, a perpetuar la fractura social, la beligerancia, el caos judicial, la pobreza, la sumisión ante el poder extranjero y la consolidación del comunismo como forma de vida? Todo esto es posible en una educación que proponga sostenerse y consolidar sus ideales nefastos que ya fracasaron y se desvanecieron en distintas revoluciones anteriores.


Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible

Saturday, February 16, 2013

Educación. Final e inicio de la sociedad


  La educación de este siglo debe continuar preparando para la producción y la generación de riquezas, pero debe también formar para la ciudadanía. La ciudadanía virtuosa, un concepto y una óptica que supone que la trasformación de ser humano sirve para  la evolución de la sociedad. Esto no es un afán. Es una necesidad que aparece debido a las inmensas debilidades del propio ser humano, que es de donde surgen todas las crisis que sobre llevamos inevitablemente, porque nuestra naturaleza es generar errores, y nuestra obligación es corregirlos, sino nos arriesgamos a quedarnos sin respuestas, beneficios y avances, que es lo que nos ha animado y movilizado siempre.  
  A propósito de la formación ciudadana, vale la pena hacerse preguntas sobre la idoneidad y la pertinencia de las facultades y escuelas de las distintas universidades, si queremos formar la ciudadanía virtuosa. ¿Y qué decir de las escuelas y los colegios privados? ¿Están realmente en condiciones académicas, curriculares, cognitivas y éticas para formar la ciudadanía que demandamos? Pues a la vista, y de acuerdo a mi modo de ver, no lo están, ni han estado preparados para formar ciudadanos, pues Se han enfocado en la transmisión de conceptos y preparación para la producción, que ha sido deficiente y por tanto sin mucho éxito, por cierto; lo que ha logrado es la promoción de ciertas carreras universitarias que  ahora son “apetecidas” y a las cuales las masas estudiantiles apuntan porque si generan beneficios, pero no logran formación ciudadana.
  Aunque preparar para la producción es necesario, pues significa el motor y aporte para el bienestar económico, lo ciudadano es más profundo y complejo. Si usted ve las carreras que ofrecen las universidades, todas apuntan a la preparación para el logro y el éxito económico, pero ninguna se refiere, o al menos incluye, la formación para la ciudadanía. Es por esta razón que aparecen interrogantes y las dudas que sirven para esclarecer la naturaleza de esta situación. Veamos, ¿Por qué tenemos profesionales que actúan de modo insolente, grotesco y hasta insultante, por ejemplo? Podría profundizar más y generar muchísima objeciones sobre el nivel de ciudadanía de los venezolanos, pero aquí esa no es la idea. Se trata más bien de poner en claro que la formación para la ciudadanía requerida no existe,  no solo en Venezuela, sino también en otras partes del mundo desarrollado. Así que, no es que está en segundo plano, es que no ha sido tomada en cuenta porque no está en los planes de quienes, por alguna razón diseñan y planifican los sistemas educativos.
  Comprendemos que preparar para la producción y formar para la ciudadanía son los grandes desafíos de este siglo, pero muchos colegas, intelectuales, políticos, organizaciones no  gubernamentales, medio de comunicación y la familia no toman en serio ni se imaginan lo significativo que es la ciudadanía para la evolución de cada país. Es por ello que la política siempre ocupara nuestro quehacer, porque la política inunda todas las demás esferas y la educación es parte fundamental de toda acción política. Por esta razón la formación de la ciudadanía es demandada en y para la democracia, otro pensamiento político solo cree en el ciudadano comunitario, ese que está preparado para obedecer tal como es requerido en democracias modernas o comunismos como el de Rusia y Cuba. En cambio, el ciudadano virtuoso es el ciudadano para la democracia; por lo tanto, hablar de ciudadanía es referirse a democracia. De allí que no deberán considerarse ciudadanos quienes no dudan, cuestionan y menos participan para mejorar lo que acontece alrededor de sí mismo de manera autónoma y sin coacción.
  Lo ciudadano abarca tantos espacios como vivencias que el ser humano conoce y que debe mejorar como instinto de su esencia. Esta perspectiva solo es posible con virtudes, porque bien podríamos ser buenos productores pero deficientes ciudadanos y solo ello determina el destino de un país. Cuando miramos lo que ha sucedido con los recursos del petróleo y con las reservas petrolíferas de Venezuela, entonces emergen interrogantes. Son ciudadanos quienes irresponsablemente administran los recursos económicos. ¿Cuál es su opinión al respecto? Seguramente que con ciudadanos seriamos mejores en lo económico.
  Es sencillo comprender que la producción de riquezas favorece a que los países sean prósperos, que la abundancia de recursos económicos permita mantener calidad de vida, o mejores servicios públicos, como sanidad, educación y todo aquello que sirve para vivir mejor, pero ello no es suficiente para adelantarnos como debe ser. Es decir, siendo más humanos y menos materialista.
  Probablemente el mundo se encuentre en el final de una etapa y en el comienzo de otra, donde lo económico siga siendo muy importante, pero más interesante para todos los seres humanos deberá ser alcanzar grados de sensibilidad que nos garanticen Realizaciones Superiores sin tener que retroceder a etapas ya superadas. Es por ello que la formación de ciudadanos virtuosos es solo el inicio de un periodo más humano, donde la sumisión, la manipulación y el populismo estén relegados por las cualidades del propio ciudadano.
  En este marco, los sistemas  educativos que se han enfocado por más de doscientos cincuenta años a potenciar la producción y lo económico, en algunas sociedades con grandes éxitos y otras no tanto, deberán realizar grandiosos cambios donde la preparación de los docentes, profesores universitarios, directivos, gremialistas, rectores y todas las personas a fin con la comunidad educativa sostengan la factibilidad ciudadana del siglo XXI.  

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

"We are dreaming about the best education for the best country, we want"