Friday, July 5, 2013

Universidad, la joya de la corona?

   La universidad venezolana, como también del mundo entero, ha sido el centro por excelencia para la creación de conocimientos, teorías e invenciones científicas y tecnológicas. A través de procesos rigurosamente sistematizados ha logrado avanzar vertiginosamente durantes los últimos cien años. Pero no ha sido fácil. Durante siglos ha luchado para safarse de fantasmas que limitaron su expansión. Asi que, ya entrado el siglo XXI se podría afirmar que ninguna universidad del mundo occidental funcionaría sin una eficaz autonomía. 
   Sin embargo, la universidad, y mejor dicho, la educación ha sido utilizada con gran habilidad por regímenes comunistas para logar su gran objetivo: formar hombres y mujeres que sostengan la ideología marxista. Es decir, los comunitarios que obedecen ordenes en función de pocos beneficiados o partido único, como en la extinta URSS, Cuba o Corea del Norte. Una situación que no sucede con la democracia, por ejemplo, donde, por costumbre o escasez de astucia, los políticos no han aplicado estrategias educacionales que tiendan a formar ciudadanos que, no solo sostengan la democracia, sino que la construyan día a día. He allí la gran falla de la democracia.
   Por esta razón, la universidad representa la joya de la corona para regímenes modernos. Advertimos nuevamente, moderno no es actualizado, ni mucho menos vigente.  Lo moderno concierne al pensamiento de la modernidad, que se conoce como unívoco, vertical e incuestionable y que estuvo vigente desde el siglo XV hasta el siglo XIX en países avanzados, primeramente. De manera que lo moderno no significa lo que usted podría suponer normalmente. No. Representa, mas bien, un arcaísmo filosófico, donde sus principios no concuerdan con las demandas que el mundo actual genera. Es por ello que el marxismo, comunismo, absolutismo, totalitarismo o autocracia pertenecen al modernismo. Igualmente es bueno aclarar que lo postmoderno no promueve el relajo o decadencia humana que hoy nos afecta y nos cuestiona profundamente, al contrario, exige el apego a lo ético, a lo sensible y lo humano, guardando grados de intensa coherencia con la naturaleza de las cosas, de los seres humanos.
   Ahora bien, si la universidad venezolana llegase a perder su autonomía, sería una especie de hecatombe que acabaría con la independencia de criterios de los profesionales universitarios, que ya solo se dedicarían a apoyar un régimen que no concede el libre albedrío que tanto esfuerzo ha costado. Sin embargo, tememos que será arduo lograr este objetivo, porque la universidad es altiva y contestataria. No es sumisa, ni forma sumisos, aunque no haya formado para la democracia como lo requieren estos tiempos.
   La democracia necesita una universidad que forme para la democracia, que es el unico contexto político que garantiza la libertad de pensamiento y actuación en función del bienestar colectivo. Y ya, de una vez hay que decirlo: en el futuro el mundo se movera dentro de la dinámica democrática. Allí será donde el hacer político se esparcirá, entonces el comunismo o totalitarismo será historia, pero nunca presente de la humanidad. 

Seguimos soñando con la mejor educación, para el mejor país posible.

No comments:

Post a Comment