Saturday, February 16, 2013

Educación. Final e inicio de la sociedad


  La educación de este siglo debe continuar preparando para la producción y la generación de riquezas, pero debe también formar para la ciudadanía. La ciudadanía virtuosa, un concepto y una óptica que supone que la trasformación de ser humano sirve para  la evolución de la sociedad. Esto no es un afán. Es una necesidad que aparece debido a las inmensas debilidades del propio ser humano, que es de donde surgen todas las crisis que sobre llevamos inevitablemente, porque nuestra naturaleza es generar errores, y nuestra obligación es corregirlos, sino nos arriesgamos a quedarnos sin respuestas, beneficios y avances, que es lo que nos ha animado y movilizado siempre.  
  A propósito de la formación ciudadana, vale la pena hacerse preguntas sobre la idoneidad y la pertinencia de las facultades y escuelas de las distintas universidades, si queremos formar la ciudadanía virtuosa. ¿Y qué decir de las escuelas y los colegios privados? ¿Están realmente en condiciones académicas, curriculares, cognitivas y éticas para formar la ciudadanía que demandamos? Pues a la vista, y de acuerdo a mi modo de ver, no lo están, ni han estado preparados para formar ciudadanos, pues Se han enfocado en la transmisión de conceptos y preparación para la producción, que ha sido deficiente y por tanto sin mucho éxito, por cierto; lo que ha logrado es la promoción de ciertas carreras universitarias que  ahora son “apetecidas” y a las cuales las masas estudiantiles apuntan porque si generan beneficios, pero no logran formación ciudadana.
  Aunque preparar para la producción es necesario, pues significa el motor y aporte para el bienestar económico, lo ciudadano es más profundo y complejo. Si usted ve las carreras que ofrecen las universidades, todas apuntan a la preparación para el logro y el éxito económico, pero ninguna se refiere, o al menos incluye, la formación para la ciudadanía. Es por esta razón que aparecen interrogantes y las dudas que sirven para esclarecer la naturaleza de esta situación. Veamos, ¿Por qué tenemos profesionales que actúan de modo insolente, grotesco y hasta insultante, por ejemplo? Podría profundizar más y generar muchísima objeciones sobre el nivel de ciudadanía de los venezolanos, pero aquí esa no es la idea. Se trata más bien de poner en claro que la formación para la ciudadanía requerida no existe,  no solo en Venezuela, sino también en otras partes del mundo desarrollado. Así que, no es que está en segundo plano, es que no ha sido tomada en cuenta porque no está en los planes de quienes, por alguna razón diseñan y planifican los sistemas educativos.
  Comprendemos que preparar para la producción y formar para la ciudadanía son los grandes desafíos de este siglo, pero muchos colegas, intelectuales, políticos, organizaciones no  gubernamentales, medio de comunicación y la familia no toman en serio ni se imaginan lo significativo que es la ciudadanía para la evolución de cada país. Es por ello que la política siempre ocupara nuestro quehacer, porque la política inunda todas las demás esferas y la educación es parte fundamental de toda acción política. Por esta razón la formación de la ciudadanía es demandada en y para la democracia, otro pensamiento político solo cree en el ciudadano comunitario, ese que está preparado para obedecer tal como es requerido en democracias modernas o comunismos como el de Rusia y Cuba. En cambio, el ciudadano virtuoso es el ciudadano para la democracia; por lo tanto, hablar de ciudadanía es referirse a democracia. De allí que no deberán considerarse ciudadanos quienes no dudan, cuestionan y menos participan para mejorar lo que acontece alrededor de sí mismo de manera autónoma y sin coacción.
  Lo ciudadano abarca tantos espacios como vivencias que el ser humano conoce y que debe mejorar como instinto de su esencia. Esta perspectiva solo es posible con virtudes, porque bien podríamos ser buenos productores pero deficientes ciudadanos y solo ello determina el destino de un país. Cuando miramos lo que ha sucedido con los recursos del petróleo y con las reservas petrolíferas de Venezuela, entonces emergen interrogantes. Son ciudadanos quienes irresponsablemente administran los recursos económicos. ¿Cuál es su opinión al respecto? Seguramente que con ciudadanos seriamos mejores en lo económico.
  Es sencillo comprender que la producción de riquezas favorece a que los países sean prósperos, que la abundancia de recursos económicos permita mantener calidad de vida, o mejores servicios públicos, como sanidad, educación y todo aquello que sirve para vivir mejor, pero ello no es suficiente para adelantarnos como debe ser. Es decir, siendo más humanos y menos materialista.
  Probablemente el mundo se encuentre en el final de una etapa y en el comienzo de otra, donde lo económico siga siendo muy importante, pero más interesante para todos los seres humanos deberá ser alcanzar grados de sensibilidad que nos garanticen Realizaciones Superiores sin tener que retroceder a etapas ya superadas. Es por ello que la formación de ciudadanos virtuosos es solo el inicio de un periodo más humano, donde la sumisión, la manipulación y el populismo estén relegados por las cualidades del propio ciudadano.
  En este marco, los sistemas  educativos que se han enfocado por más de doscientos cincuenta años a potenciar la producción y lo económico, en algunas sociedades con grandes éxitos y otras no tanto, deberán realizar grandiosos cambios donde la preparación de los docentes, profesores universitarios, directivos, gremialistas, rectores y todas las personas a fin con la comunidad educativa sostengan la factibilidad ciudadana del siglo XXI.  

Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.

"We are dreaming about the best education for the best country, we want"

Sunday, February 10, 2013

Poder, Animalidad y Revolución


  Los últimos acontecimientos que se están desarrollando en Venezuela, Latinoamérica y en el mundo revelan la necesidad de transformación del ser humano. No es banalidad pensar sobre ello, al contrario, es una responsabilidad de todos, y con ello se incluyen todos los agentes que constituyen el moldeamiento de la condición humana que es, en esencia, la matriz de todo lo que pensamos y hacemos.
 Sin duda alguna, los tiempos siempre han puesto en evidencia las bajezas de la denominada especie humana, que de lo humano tiene mucho que aprender y exhibir, porque diariamente se observa su decadencia rancia y pura, donde se destaca lo ignominiosos que es el ser humano cuando el poder es el fin. En efecto, el poder alucina y desequilibra hasta alcanzar niveles de ambición escalofriantes que afectan la vida, lo más importante.
  Es, siempre, el poder uno de los temas que más aturden. Tanto que, por lo general, representa el punto más álgido de toda la existencia de una persona ambiciosa que decida lograr el poder, la autoridad. Probablemente porque, entre otras cosas, significa el logro de todo lo demás. Agregue o piense usted lo que quiera, pues con el poder sería fácil todo eso que pasa por su mente ahora mismo, advierto que estas abstracciones pudieran ser compasivas o siniestras, pero como siempre el lograr y conservar el poder trastoca y pervierte, entonces y por lo general, se producen infamias que la historia guarda para, no solo ejemplificar, sino para mostrar lo crueles que suele ser el ser humano cuando el poder es el fin. Pues si, el poder es el motor que ha impulsado tácticas malvadas y hasta impensables. Solo por la necesidad de alcanzar y mantener el poder se han producido miles de asesinatos, desapariciones, torturas inimaginables, violaciones de distintas índoles, guerras, invasiones; Etc.
  En este sentido, y para ejemplificar lo ignominioso que llega ser el ser humano, se destaca un caso insigne que seguramente quedara inscrito en las crónicas de la historia política y económica mundial. Con ello se demostrará lo que no se debe hacer cuando los fines son: la justicia, el estado de bienestar y progreso social común, la autonomía,  la convivencia social y el hecho democrático, entre otros fines que humanamente denomino Realizaciones Superiores, las cuales los seres humanos deberán cumplir como muestra del avance espiritual que debe lograr y conservar.
  Pero claro, como los planes no son tan humanos, entonces suceden hechos repudiables que llaman la atención del mundo político internacional y producen una actitud, no solo critica, sino más bien constructiva, que es lo que vale y con la cual ustedes pueden compartir o disentir. El sujeto de atención y que representa lo discurrido es uso que se le ha dado a Petróleos de Venezuela; la empresa que maneja la exploración, producción, comercialización de los inmensos recursos que están en el subsuelo de Venezuela y que tanto entusiasma al regimen. En esencia, Petróleos de Venezuela representa para el gobierno la palanca con la cual impondrá el estado comunal. Es la oportunidad monumental, pues la inmensa reserva de crudos pesados y extra pesados y la exorbitante o alucinante proporción de miles de millones de dólares significa todo y con ella ya se han aplicado todo tipo de medidas orientadas hacia ese fin.
  Esta visión sobre el gobierno y el uso de Petróleo de Venezuela Sociedad Anónima no surge de modo arbitrario o como un hecho cotidiano, tal cual lo anuncia el refranero popular que nos dice “piensa mal y acertara”. No, ello viene de la observación meticulosa y es una realidad que esta ante los ojos de todos, que usted no lo quiera ver es otra cosa. Por ello a la luz de la ignorancia, de la apreciación del: "no pasa, no seas mal pensado y todo seguirá igual", el comunismo o totalitarismo va a pasos firme. Que quede claro, el fin es establecer esta idea en toda Latinoamérica.
  La perversidad a la cual se refiere esta reflexión queda demostrada cuando se han donado más de 80 mil millones de dólares a países vecinos, mientras la inflación en Venezuela no ha sido controlada -ello sería improcedente, los presupuestos para la educación y sanidad son deficitarios, las expropiaciones tienen la misión de limitar la producción económica, así nutren de modo artificial la lucha de clases y se genera escasez de productos alimentarios que procuran acostumbrar al racionamiento, la Misión Robinson se propone limitar el conocimiento y adoctrinar o formar el ciudadano comunitario con miras, ya no a la imposición comunista, sino a la conservación de éste, la delincuencia es una manera de controlar e intimidar, que la justicia es ciega ante la corrupción pues ese no es fin, el fin es otro y por tanto no  conviene, la justicia existe para imponer el imperio del terror, como prueba el fallecimiento de Franklin Brito y la condena de  Simonovich.  
  Este espacio que nos brinda la tecnología es chico para detallar todos los desmanes del régimen; así que con la ayuda de la audacia personal de cada lector se podrían destacar las inmoralidades o animalidad del ser humano, en este caso representada por la Revolución Bolivariana. Por ello los invito a detallar de modo particualar, familiar, o laboral todas las perveersidades perpetradas hasta ahora. 
Ah y respecto a la devaluación de la moneda? qué creen?  sera un hecho fortuito?   

 "La ruindad que produce la ambición por el poder solo se acaba cuando se ataja…" 

por ello 

  "Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible"

Saturday, February 2, 2013

Antipolitica o democracia

  Cada vez que un país entra en crisis por la insalvable responsabilidad de sus actores políticos salen a flote sus defensores. Si. Aparecen los que protegen a los propios corruptos bajo la tesis de la antipolitica, que desde mi perspectiva, es una actitud que busca ocultar responsabilidades de quienes en el desempeño de sus obligaciones defraudan sistemáticamente a grandes masas de votantes que confiadamente otorgan responsabilidades mayores, que deberían estar impregnadas de ética democrática, pero que la realidad nos ofrece tristemente resultados indeseados y custionables desde todo punto de vista.
   Sin embargo, y muy lamentablemente, el ejercicio de la política, o mejor el ejercicio democrático, se hace cada día más decadente e insultante para quien en el desempeño de ciudadanos con cualidades de cognición democrática exigen calidad en vez de demagogía y decadencia que es lo que el mundo tanto cuestiona y que los trasnochados comunistas toman para si con el único propósito de atacar al capitalismo, cuando esto último nada tiene que ver con el tema central. Esto es asunto del Ser Humano y acá si tenemos que reflexionar y reconocer nuestro propios errores.
   La democracia como idea política es muy frágil pues depende en mayor parte del desempeño gerencial de los actores políticos, que normalmente olvidan de sus promesas y sucumben ante las tentaciones y la posibilidad  que el dinero, el capital les otorga. Por eso, mas que normal, es una pena que los seres humanos seamos tan débiles ante esta circunstancia que llama tanto la atención de quienes valoramos la democracia como el único sistema político que garantiza, en modo teórico y en gran medida en lo práctico, las libertades y derechos humanos como ningún otro sistema político.
   Por ello quienes critican la denuncia y la protesta ciudadana no son otra que detractores de la propia democracia, pues ella tiene elementos institucionales que le permiten corregir a tiempo los errores y las faltas ejecutadas. Pero cuando ello no se cumple comienza la degradación del ejercicio democrático que genera el propio desencanto que muchos están esperando como la oportunidad para aparecer como los salvadores, los iluminados. 
  Por todo lo anterior, creemos que un país posee madurez democrática cuando sus instituciones, al igual que sus ciudadanos, comprenden y aceptan la responsabilidad de construir continuamente la democracia. Pero sabiendo que construir democracia es hacer justicia sin temor a castigar o responsabilizar a quienes fallan en el desempeño de sus funciones. Jamás podría la democracia consolidarse si los propios ciudadanos no son capaces de evaluar, corregir y transformar permanentemente el ejercicio democrático que tanto ha costado.
Seguimos soñando con la mejor educación para el mejor país posible.