Thursday, August 30, 2012

Ideas rectoras e Incongruencias educativas

   Es increíble como la educación mantiene inmensas incoherencias y desfases, al mismo tiempo, con La Declaracion Universal de los Derechos Humanos, idea rectora promulgada en diciembre de 1948 como consecuencia de los nefastos resultados de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Este argumento jurídico de carácter planetario inspira y nos dibuja un ser humano y un mundo para la paz.
   Para muchos pensadores, a los cuales me adhiero, nos parece imcomprensible e inaceptable la escasa correlación existente entre la educación y el articulado de la carta universal y sin temor a equivocarnos cuestionamos cómo después de 67 años de su promulgación apenas impieza a considerarse el abordaje de los derechos de los seres humanos, ciudadanos, políticos y económicos, como elementos fundamentales para el aprendizaje. Aún más allá, esta situación nos sugiere suponer qué habría ocurrido si hubiesemos dirigido la educación hacia estos fines desde entonces. Seguramente no se habrían detenido los conflictos y las guerras pero se hubiese abonado espacio para el respeto a las libertades ciudadanas, políticas y la democracia se habría consolidado como el sistema político propicio para el progreso de la humanidad.
   Sin embargo, la gran pregunta sería: por qué las autoridades políticas, educativas y hasta los organismos internacionales no han presionado por una educación más relacionada con la Declación de los Derechos Humanos? Claro, cada país es autónomo y como tal diseña la educación de acuerdo a sus necesidades, pero ¿puede tener objeción una formación centrada en valores? Será que no estamos preparados para dar este salto? 
   Esta y otras interrogantes aparecerán siempre que los líderes en cada país no estén en condiciones de guiar hacia mejores logros, pues nuestras sociedades están constituidas por actores políticos sin cualidades cívicas y compromiso ético, lo cual suspende apuntar  hacia metas humanas. El mundo necesita formar seres humanos que valoren y cuiden sus derechos globales. 

No comments:

Post a Comment