Saturday, December 26, 2015

¿Ladrillos nuevos o viejos?

    No creo que estemos preparados para el cambio ético. Ello requiere un mayor esfuerzo y tiempo. Probablemente mayor sufrimiento y penas, entonces las necesidades obligarán a establecer pensamientos, decisiones y acciones acordes con las necesidades de mejorar. Pero, por ahora no se vislumbra ese cambio esperado.
    Muy lamentablemente, políticos, intelectuales y hasta humoristas están casados con la idea de iniciar la construcción de este nuevo edificio, que es Venezuela, con materiales viejos y usados, que cumplieron su tarea, y es más, ya no están para las batallas que la ética exige. Necesitamos materiales nuevos, resistentes, capaces de superar las exigencias que se avecinan. No será fácil, pero podríamos confiar en lo nuevo, lo viejo que fue probado no tiene nada que probar. No tiene resistencia ética, para qué utilizarlo nuevamente? Es increíble que se quiera construir con lo usado o con parte del edificio derrumbado.
   Venezuela ha sido un país de gente noble e incauta, por no decir, ignorante, aunque esta es la connotación apropiada, duele aceptarlo. Sin embargo, este no es el fin del mundo. Todos los paises desarrollados pasaron por esto. En nuestro caso, no será diferente la lucha contra la ignorancia política. Aprenderemos y superaremos esta realidad. Estamos en eso, pero vamos a aligerar las cargas. No pongamos más engaños sobre las mayorías, hagamos el sacrificio que tengamos que hacer, pero no más engaño, traiciones y manipulaciones. A los diputados electos les sugiero, una vez más, que dejen las ambiciones a un lado. Venezuela, toda, es lo más importante. Nada supera el amor por un pueblo traicionado una y otra vez. Si Venezuela no les duele, no harán los sacrificios.
     Diputados electos, que la lectura del 6D no les engañe. El pueblo voto para salir de esta delincuencial red. No planeen repetir la cuarta república, la cual se conoce con aquella frase irresponsable "cuando éramos felices y no lo sabíamos". No. No éramos felices pues de allí vino este presente, o no quieren recordar todo lo que en esta etapa paso? Pues, había corrupción, un presidente regalaba dinero a otros países, parecido, verdad, una amante gobernaba, un ministro llamaba menudencia a 99 jeeps mal adjudicados, un chino pago los platos rotos de RECADI, los ambiciosos Caldera y Pérez repitieron más por por la terquedad y egoísmo que por méritos. En fin, hay más historias que contar, suficiente como para desechar la intención de regresar a ese modelo nefasto.
   Señores, no crean que votaron por un plan político específico. Ahora mismo, no hay partido político que les entusiasme. En el fondo desean ver resultados: salarios dignos, alimentos, seguridad ciudadana, medicinas, empleos servicios públicos eficientes, etc. No hay más cheques en blanco para partido político alguno. No van a confiar en ustedes así de fácil. Por todo esa verdad, vamos a construir nuestro edificio con materiales sólidos, que sean inquebrantable a la ruindad, que es la trampa y la corrupción. Construyamos al mejor país con el mejor material posible. Basta de pícaros. Venezuela se merce lo mejor.
  El mejor regalo que podrían hacerle a Venezuela es redactar y firmar un documento por los Principios de la Refundación de Venezuela. Allí se deberá establecer un compromiso, no sólo sobre el documento, sino también en el corazón de cada uno de ustedes, para llevar adelante los sueños de hacer grande esta bella nación. 

Feliz 2016
#VenezuelaBrillara
#VenezuelaSeraGrandeEntreLasNaciones

Si tan solo aceptarán a Dios en sus corazones, la lucha sería menos traumática. Dios bendice a Venezuela 

Tuesday, December 22, 2015

Cambio ¿Aceptamos el desafío?

     Los efectos de las elecciones del pasado 6D se hacen sentir. No ha sido cualquier cosa lo que ha sucedido. El régimen no esperaba este desaire o rechazo y la oposición no suponía este apoyo y más allá, pareciera no comprender el desafío que tiene ante sí: el cambio. Si, son tiempos de cambios. Ese es el mandato del pueblo. Ahora bien, ¿Administraran el sentimiento y deseo de las mayorías?
     Sin duda que, estas elecciones tienen un significado especial en la historia política de Venezuela y probablemente para Latinoamérica; pues estamos en presencia del final de una etapa y el inicio de otra, marcada por la madurez cultural, como sociedad democrática de Venezuela. Se dice fácil. Pero sí, es el trajinar de la transición desde la condición de habitante hacia la condición de ciudadano. Los venezolanos lo estamos viviendo.
    La lectura de los resultados tiene varias aristas, pero es la designación del presidente de la Asamblea Naciona donde todavía se percibe álgidez de la cruda realidad venezolana: los actores políticos deben asumir el compromiso del cambio, que desde nuestra óptica, significa modificar, transformar e innovar para dejar de hacer algo de una manera poco o nada conveniente por otra que, en todo caso, debe y ha de ser mejor. El cambio se traduce en la manera de optimizar el funcionamiento de una acción, un proceso, una organización o, en nuestro caso, un país. Pues bien, el análisis simple es que la gente votó por el cambio. Ello es lo que humanamente hacen los habitantes cada vez que van a eleciones. 
    Sin embargo, para que se desarrollen los cambios demandados en Venezuela es necesario la existencia de un cambio interno, en el ser; en otras palabras, en los valores y de allí en las acciones, el caso que nos ocupa, en los diputados electos. Primero, en los valores porque estos conducen a pensamientos y planeamientos convenientes al país todo; luego en las acciones pues éstas demostrarán que el amor si reside o está en el corazón y los frutos del amor son: compasión y honestidad, por nombrar dos principios fundamentales. Si ello no fuere así, el cacareado cambio será otra frustración.
     Ante esta nueva realidad, es propicio preguntarse: ¿están los diputados electos dispuestos a cambiar? ¿reconocen la necesidad de cambiar a lo interno? ¿Reconocen que los errores vienen del pasado y no sólo del presente? ¿Están dispuestos a pedir perdón o no se sienten responsables? ¿Están dispuestos a cambiar la forma de hacer política? ¿Seguirán manipulando, engañando y burlándose de las mayorías? ¿Qué señal se envía a las mayorías si se escoge a un representante del pasado? ¿No está preparada la nueva generación, para llevar adelante el desafío de transformar o bien, son los experimentados, los pícaros y hasta cómplices de corruptelas de la denominada cuarta república las personas adecuadas para este demandado cambio? Si las cosas fueren decidida por tal experiencia, Venezuela no tendrá escapatoria. Estaría condenada al fracaso. Pobre Venezuela.
     Diputados experimentados, y jóvenes también, Venezuela pide a gritos un cambio ético. Basta que el carisma o la palabra fácil sean las únicas semblanzas para elegir a líderes. Necesario es que haya espacio para el ejercicio de la eticidad ciudadana donde la honestidad y el amor sea manifestado, lejos de la hipocresía, en el servicio público. Modelen la ciudadanía con sus acciones, lenguaje, gestos y opiniones pues la avaricia, el odio, la picardía y la triquiñuela se ve en sus rostros y es asimilado con el fin.
    Hay espacio para triunfar, pero también para equivocarse, pero equivocarse no nos conviene. Confiemos en que miedo al fracaso no permita que el origen de este presente nos guíe. No es hora de fallar. Llego la hora de triunfar. Brinden la oportunidad, a toda Venezuela, de lograr la convivencia y el progreso esperado.

Ámense unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente. Romanos 12:10
Si tan solo habitara en el corazón de cada uno de nosotros el amor por el prójimo, otra cosa sería de Venezuela.

#VenezuelaBrillara
#DiosEstaConVenezuela

Wednesday, December 16, 2015

Recados para la nueva Asamblea Nacional

     El comportamiento del pueblo venezolano luego de la avasallante victoria sobre el régimen pro cubano ha sido único, ejemplarizante. Es inocultable la esperanza. Hoy los rostros de miles de venezolanos muestran la alegría por un mañana mejor. Además, y después de todo, suponen que el régimen ha entrado en etapa terminal y agónica, caracterizada por la implosion política no sólo tras el fracaso electoral -que se entienda bien-, sino además por el derrumbe de la nefasta estrategia de manipulación, engaño y control, denominada "guerra económica". Ciertamente, nadie en su sano juicio se cree tal patraña, surgida de las mentes más retorcidas que hayan gobernado a Venezuela.
    Sin duda alguna, continuarán con el mismo discurso y alguna otra acción por acá o por allá sin éxito y para consuelo de millones de venezolanos se hundirán con cada palabra, frase y qué decir de las acciones. Sin querer promoverán la progresiva desaparición del Partido Socialista Unido de Venezuela, lo cual finalmente beneficia al hacer político del país pues el comunismo no tiene espacio en nuestra sociedad. Que la alegría colme las calles y las plazas de toda Venezuela, pero que también sirva para que los actores políticos revisen detenidamente la altísima responsabilidad que tienen frente a sí.
     El pueblo castigó. Dio rienda suelta a la mayor paliza electoral de estos últimos años. La gente repudia este presente. Saben que no se merecen las colas y las humillaciones. El venezolano común no es tan tonto como creían los antillanos. Nada que ver. Se equivocaron. Hemos demostrado de qué estamos constituidos: aborrecemos la esclavitud. Despertamos y dimos el ejemplo que ellos no esperaban. Amigos vecinos vean el ejemplo que Venezuela ha dado y recuerden que esto es solo el comienzo. Casi nada se ha logrado y desde ya declaró, en el nombre de Jesuscristo, que Venezuela brillara. Nada impedira que el funcionamiento democrático sea corregido y Venezuela inicie el camino hacia el éxito y la prosperidad que se merece. Los errores, que tanto nos han costado, también  nos han enseñado que debemos evitar la repetición de los mismo.
    El hacer político que tanto nos aturde, hoy ocupa una parte significativa de las conversaciones cotidianas; es el tema de conversación para infantes, jóvenes, adultos y hasta adultos mayores. La Victoria es el tema. Nadie deja de comentar y opinar. Es que la experiencia y la cultura democrática vinieron a quedarse en Venezuela, para alumbrar como luciérnaga en la oscuridad. La gente común está haciendo comentarios interesantes. Ahora analizan, interpretan, comparan y opinan con coherencia y cierta madurez, en pocas palabras, han aprendido de manera rápida y sorprendente. No es para menos.
    El análisis simple es que votaron para repudiar lo que estaban viviendo en carne propia. Era imposible acompañar a un régimen que solo desea perpetrarse en el poder con el engaño. También reconocen que dejan en la nueva asamblea la confianza de rescatar la democracia, pero no sólo la democracia, en el fondo desean paz y progreso. En este respecto, recomiendo a los diputados electos que esto es solo el comienzo. No crean que tienen al "toro agarrado por los cachos". No amigos. Ahora es cuando viene el pueblo a exigir y protagonizar, algo que nunca han logrado. Ustedes deben modelar lo que nunca han modelado. Ustedes serán puestos a prueba. Su ética se mostrará en sus pensamientos, decisiones y acciones. No será fácil, muchos abandonaran y otros serán repudiados. Esto no es un simple regreso al bipartidismo. Nada de eso. A los diputados, unos cuantos con experiencia y casi con prontuario por ser cómplices de corruptelas en la denominada cuarta república se les recuerda que dejen atrás las triquiñuelas, que lo que hicieron en el pasado es aborrecido pues lo que quiere es lo contrario. Los ojos de millones de venezolanos están sobre ustedes. Y lo más importante, Dios está pendiente y les graba desde todos los ángulos. Pilas Venezuela.

#VenezuelaSeraGrande
#VenezuelaBrillara
#DiosEstaConNosotros


Monday, December 14, 2015

Ciudadanos virtuosos : La MUD es el instrumento. No el fin.

Ciudadanos virtuosos : La MUD es el instrumento. No el fin.:       El 6 de diciembre ha sido un día glorioso para Venezuela; el país que tanto amamos y por el cual las angustias abundan, pero que, por...

Thursday, December 10, 2015

La MUD es el instrumento. No el fin.

      El 6 de diciembre ha sido un día glorioso para Venezuela; el país que tanto amamos y por el cual las angustias abundan, pero que, por sobre todas las cosas, nos ha dado la alegría de saber que si podemos unirnos para construir y hacer de él el mejor país posible. Ha demostrado la motivación y el potencial humano para salir adelante y triunfar. La estirpe libertaria se ha hecho presente; claro falta concretar planes y proyectos sustentados en el ser humano y no en las riquezas materiales. Somos los seres humanos los que transformamos y damos valor a las cosas.
     Sin embargo, y en honor a la verdad, el problema no sido resuelto pues Venezuela va a crecer y será grande y esplendorosa. Ello tomará su tiempo. Apenas se inicia un proceso de construcción que será torpedeado desde afuera, como desde adentro. Todo lo cual es normal si tomamos en cuenta que la praxis política está repleta de ejemplos de bajezas, sobre todo en Venezuela o ¿por qué hemos llegado hasta aquí? En este respecto, es oportuno hacer un llamado para elevar el compromiso ético de los diputados -en lo personal mantengo un frecuente escepticismo, producto de la experiencia y del perfil de muchos de los diputados seleccionados. 
    Señores, Venezuela demanda mayor el compromiso ético posible. No es tiempo de trampas, para que ello sea cierto necesitamos dignos representantes de lo ético. La tarea es inmensa. Muchos de los "héroes de ahora" serán arrastrados hacia afuera por la inercia ética implícita en los resultados del 6 de diciembre y de lo que se avecina. Esto es el comienzo de lo excelso. Basta de perversion. De modo que esta alegría no se convierta en una simple celebración. Se viene una etapa de alta investidura, donde los actores políticos están obligados a ser modelo de integridad ciudadana. Lo veremos.
      Felicito al pueblo venezolano. No ha sido fácil llegar hasta aquí. La victoria se la dio el pueblo a sí mismo. Seamos claros. Los votos son el simple reflejo del castigo al peor ejercicio administrativo en toda la historia republicana de Venezuela. La gente está agobiada de las colas, la escasez, la inflación, la inseguridad y de ver cómo la pobreza los hunde día a día. Así que, no hizo falta protagonismos, ni ofertas engañosas por parte de la oposición. Simplemente llegó la hora de poner en su lugar a un partido político signado por la ignominia y la maldad. En consecuencia, no crean los miembros u organizadores de la Mesa de la Unidad que son los héroes. Algo si aprendió la MUD: a evitar la trampa. 
   La avalancha de votos ha sido la válvula de escape que abre la oportunidad para grandes transformaciones. En nada se traduce en un regreso al pasado. Hoy, sin temor a dudas, podemos asegurar que la Mesa de la Unidad Democrática lo hizo bien, pero los propios chavistas y la oposición lo hicieron mejor: votaron por él cambio, por la transformación. En este sentido, es idóneo reconocer que la Mesa de la Unidad Democratica ha sido la vía, pero no es la solución y menos el fin. Solo ha sido el instrumento para llegar hasta acá. 
       Los héroes de estos resultados es el pueblo y la gente; cargaron en hombros a la MUD. Fue el pueblo, cansado de tanto hedor, quien decidió votar por el cambio, un cambio que ha de ser etico. Que no venga nadie en busca de protagonismo calculado. No se engañen los actores políticos pues la gente está aprendiendo muy rápido. No sea que queden en ridículo cada vez que desean aprovecharse de las necesidades del las mayorías. 

Dios quiere lo mejor para Venezuela, pero lo mejor es que reconozcamos a Dios como nuestro guía. En la Palabra todo está.

#VenezuelaSeraGrande
#VenezuelaBrillara

Thursday, December 3, 2015

6D. La batalla decisiva

     En efecto, así suelen anunciar los medios de comunicación y la prensa escandalosa ante un evento electoral de la magnitud del 6 de diciembre de 2015 en Venezuela. No obstante, y en honor a la verdad, Venezuela no se acaba ese día. Eso hay que decirlo. Lo que sí debemos aclarar es: por qué llegamos hasta a la mayor decadencia ética de la nación con mayores oportunidades en América Latina? ¿Teníamos que pasar por este drama para adquirir experiencia y, con el sufrimiento y la humillación, reconocer que somos los seres humanos los responsables de todas las crisis?
     Ciertamente, surgen más preguntas; revolotean por ahí sin control, andan libres como las aves en el cielo, pero con rumbo fijo. Veamos, ¿A estas alturas del desastre, sabemos lo que debemos hacer para corregir o evitar la repetición de estos eventos? Más dudas aparecen, se multiplican. No es que sea pesimista, pero, si es necesario ser objetivo, o al menos intentarlo. ¿Aceptamos, por ejemplo, que hemos fallado, que somos responsables o que no tenemos nada que ver, en especial, los actores políticos que tanto daño le hicieron, desde siempre, a este simple y noble país?
   En lo personal, no creo que hemos aprendido lo necesario para salir triunfantes. Todavía hay demasiadas personas engañadas, que no ven la manipulación y que están siendo controladas como ovejas. Familiares, hermanos, sobrinos y amigos que persisten en la defensa de lo insólito, lo irracional. Se admite que no es tan fácil salir de la ceguera intelectual. Además, ese no es un proceso rápido. Ni siquiera es posible que suceda, si las personas no dudan de lo que está sucediendo a su alrededor. 
   La clave, según nuestra óptica, es que si le crees todo lo que los actores políticos dicen, estas perdido (a). Pero la duda y la incertidumbre, que las creas tú con tu interpretación, te lleva a indagar, hacer suposiciones y a construir ideas propias -tienes capacidad para ello, qué esperas. No pierdas el tiempo viendo la televisión y aceptando todo tipo de información, como si fueras un cesta o depósito de desinformación, de mentiras y de infamias. No. Así, solo eres presa fácil. Le eres útil al gobierno de turno, porque ser obediente y sumiso al régimen es ser cómplice, aunque no lo percibas. Hoy, más que nunca, es importante aceptar que la manipulación es el objetivo del actor político, pero el de los ciudadanos es ponerlos en su lugar. 
    Por estos días, apenas empezamos a valorar el significado de la democracia. Por Dios, cuánto vale la democracia. Se acerca una nueva era para Venezuela y América Latina. Vamos a creer en Dios y no a los hombres. Dios no te defraudará. Los que no creen en Dios aún, tranquilos. Dios no se apura para que le crean. Es preciso necesitarlo y buscarlo con fervor creciente. Seguro le necesitarán en algún momento. El decide. Acuérdense que lo sobre natural no es percibido con nuestros sentidos, solo Dios permite que pocos lo sientan.
Si seguir a Cristo fuera algo fácil todo el mundo lo haría. Te atreves?

Lo que Dios deja que ocurra siempre es para bien.
Seguimos soñando con la mejor educación, para el mejor país posible.
#VenezuelaSeraGrande
#VenezuelaBrillaraCreelo