Friday, August 28, 2015

¿Alfabetización o ciudadanización?

          El resultado de este marasmo e indecencia será una victoria. Los habitantes querran ser ciudadanos y los pícaros no querran ser pícaros.        

   Aunque muchos no lo imaginen y menos lo crean, Venezuela es el escenario propicio para la transformación del ser habitante al ser ciudadano. Así lo revelan los hechos transcurridos durante esta singular etapa en la cual las carencias cívicas generan efectos sobre lo social, económico y  político. Un vuelco civilizacional es hoy, más que nunca, una necesidad; urge una nueva forma de pensar, decidir y actuar entre los venezolanos. Ello, en el fondo, no es otra cosa que pasar del estado de sumisión o pseudo esclavitud del siglo XXI, admitido por la condición del ser habitante, a una dimensión totalmente opuesta: a la condición del ser ciudadano. Un ser humano que ni es sumiso ni permite la manipulación o actúa bajo el control de los que tienen el poder y nada le impide interpretar y actuar, sostenido por la praxis ética, eje de esta transición humana. 
    Pasar del ser habitante al ser ciudadano es dejar atrás la praxis de anti valores, todo un desafio para los actores políticos, y hacer evidente el ethos de la virtud cívica, idea que no pocos venezolanos pensamos para un país de espléndidas posibilidades materiales, pero con tan pocas cualidades ciudadanas, las cuales nos cuesta comprender, aceptar y hacerlas parte del comportamiento social. Por ello, difícil es observar en la cotidianidad la cortesía, la decencia, la honestidad, la responsabilidad y la tolerancia.
   Al contrario de los recursos naturales o materiales, los valores son etereos. No poseen cuerpo ni sustancia física o química. En tal sentido no se observan o palpan como a un diamante o un barril de petróleo, pero sabemos que están presentes cuando, por alguna rareza, los observamos en la oficina o en la calle. La praxis de valores se contempla cuando se logran la armonía y la concordia o el consenso y los acuerdos; también cuando cada persona cumple, a cabalidad, con las responsabilidades encomendadas; entonces el bienestar común es posible. Con la praxis de valores es probable construir, en un solo cuerpo, un sentimiento, una esperanza, un acuerdo y la consolidación de metas comunes.
   Con frecuencia oimos decir: hemos perdido los valores. Pues bien, es importante reconocer que  los  valores no se pierden; en todo caso, dejamos de practicarlos por distintas razones. En la mayoría de los casos, porque la decadencia social impide considerarlos convenientes o porque sucumbimos antes la animalidad individual. Siendo así, y como por arte magia, todo cuanto hacemos falla o desmejora; abriendo espacios a la mediocridad y a la extensión de la ruindad, luego aceptada como lo habitual de la cotianidad. Por ello, la frase rimbombante de que somos un país muy rico no sirve para nada; sobre todo cuando la ausencia de praxis ética es lo que predomina y, más todavía, cuando desde las altas esferas del poder se promociona la indecencia, el irrespeto, la intolerancia, la exclusión y la hipocresia. Ciertamente, Venezuela es un pobre país rico. Si. Es muy rico en recursos naturales, pero muy pobre es la práctica ética; de allí viene la pobreza y la miseria.
    Ahora bien, el origen de las sociedades de habitantes viene, en parte, de la preparación promovida por sistemas educativos desfasados de las demandas formativas, no solo del presente; ya desde el ocaso del siglo pasado se hacía necesario una educación que formara para la paz o la convivencia. Ahora es impostergable la formación de ciudadanos integrales. En este sentido, es incongruente la simple complacencia de cumplir con las metas de alfabetización, que es el origen del ser habitante, como objetivo para este siglo. Es a nuestro odo de ver, una pérdida flagrante de esfuerzos logísticos. Si solo nos centramos en enseñar a leer, escribir y resolver operaciones matemáticas y en las universidades a lograr la profesionalización o la especialización en áreas específicas del conocimiento o del hacer, nunca será posible acercarnos al ser ciudadano y, más alla, a las realizaciones superiores. Es decir, no lograremos palpar el ethos del ciudadano virtuoso y continuara la insolencia, la exclusión, el egoísmo, la manipulación y la apatía como rasgos comunes de las sociedades atrasadas. El ciudadano busca y pone en práctica la convivencia, la autonomía nacional, el estado de derecho, el progreso de todos y construye la democracia permanentemente.
     En definitiva, las universidades deben proponerse ciudadanizar que es, de alguna manera, reorientar el camino para hacer a los seres humanos menos materialistas y más sensibles, para que controlen lo abominable y predomine lo admirable. La alfabetización y más tarde la profesionalización deben complementarse con la ciudadanización, que es el dominio de dimensiones extrañas al ser habitante. Mas que alfabetizar, requerimos ciudadanizar.

No comments:

Post a Comment